MEM 104 - 125 GSW [23-37/27-33/31-32/23-23]

Y ya podremos hablar para siempre del 73-9 de los Golden State Warriors (GSW) de la temporada 2015-2016. Esta noche dejaron obsoleta una marca mítica para los amantes del #Baloncesto: el aparentemente inalcanzable 72-10 de los Chicago Bulls del curso 1995-1996.

Con la victoria de hoy sobre los Memphis Grizzlies (MEM) por 104-125, los californianos pusieron el broche final a la mejor temporada regular de la historia de la NBA. Y si los Bulls tuvieron en su momento al mejor jugador de todos los tiempos, Michael Jordan, estos Warriors han fraguado esta gesta gracias a un descomunal Stephen Curry (46P 4R 6A 2Ro), vigente MVP de la liga y firme candidato a reeditarlo.

Anuncios
Anuncios

Sus números son estratosféricos.

El partido no tuvo demasiada historia en sí mismo y estuvo falto de tensión. Ya desde los primeros instantes, los francotiradores de los GSW acribillaron a los MEM desde la larga distancia; desde la muy larga distancia en el caso de Curry, quien se apuntó un 6-9 en triples en el primer cuarto. En el segundo cuarto, el otro componente de los Splash Brothers, Klay Thompson (16P 2R 2A), se añadió a la orgía anotadora con cuatro triples más, y los GSW sumaron hasta 14 en la primera mitad. 50-70 fue el resultado al ecuador del partido.

En la segunda período, más de lo mismo. Con el partido sentenciado, el único aliciente fue el octavo triple de Curry, que para él supuso llegar a la animalada de 400 triples en la vigente temporada.

Anuncios

Lo nunca visto.

De hecho, los GSW han anotado más de 1000 triples este curso, otro récord colectivo inapelable. Y si el base anotó 20 puntos en el primer cuarto, en el tercero se fue hasta los 21 encestando de todas las formas posibles. Desafortunadamente, Steve Kerr decidió sentarlo en el último cuarto y, con 46 puntos y diez triples en su haber, el base no pudo superar el récord de 12 triples en un partido de Kobe Bryant. 

Stephen Curry, Klay Thompson, Barnes (15P 6R), Green (11P 9R 7A), Bogut (4P 4R 2T) e Iguodala (3P 4R 7A). Nombres que pasaran a la historia de los Warriors y del mundo del baloncesto. No sólo se trata de ganar, sino de cómo se gana. Y los californianos han ofrecido un juego colectivo atractivo, dinámico, efectivo, diferente, etc., en definitiva, revolucionario. Han abierto la cancha más allá de los 8 metros y han sacrificado la idea tradicional del jugador interior.

Anuncios

Y con esfuerzo y trabajo, esto les permitió primero instaurar el mejor comienzo de toda la historia de la NBA (24-0) y batir luego una cantidad insultante de registros tanto individuales como colectivos a lo largo de toda la temporada. Habrá que ver finalmente si el sobreesfuerzo para conseguirlos, y sobretodo el de esta noche, les pasará factura en los Playoff. 

Sin embargo, el dato sorpresa de la noche lo encontramos en otra cancha de California: Kobe Bryant anotó ¡60 puntos! en su fiesta de despedida en el Staples Center. La Mamba Negra, el tercer máximo anotador de toda la historia de la NBA, se tiró todo lo que le pasó por las manos para dar la victoria a sus Ángeles Lakers sobre los Utah Jazz (96-101) y de este modo tener la retirada ideal: exhibición y victoria, los sellos de Kobe Bryant.