Por los pelos fue la victoria de anoche de Golden State Warriors frente a Memphis Grizzlies. Por un palmeo de Draymond Green el récord sigue siendo posible, sólo están a dos partidos más de superar el récord aunque lo que se les viene ahora encima no es moco de pavo.

Los de Steve Kerr demostraron que quieren conseguir el récord, y se vio en como decidió dejar descansar al pívot titular de los Warriors, Andrew Bogut. Los Warriors saltaron con la presión desde el primer momento a la pista, pero fue desapareciendo a lo largo del primer cuarto. Los Warriors continuaban jugando como siempre aunque, sorprendentemente, los Grizzlies de Joerger estaban manteniéndole el pulso a los Warriors, firmando un buen porcentaje de efectividad en tiro de campo, incluso mejor que Golden State.

Anuncios
Anuncios

Green, Ezeli y Thompson fueron los destacados en el primer cuarto, en el que los Warriors consiguieron irse al final del cuarto con una ligera ventaja. 

A lo largo del segundo cuarto, Stephen Curry fue despertando, poco a poco, eso sí. El jugador de los Warriors seguía sin conseguir su ansiado triple del día y los Warriors estaban luchando de tú a tú con unos Grizzlies que estaban dispuestos a poner fin al sueño de todos los aficionados de la bahía de San Francisco. Finalmente, los Warriors consiguieron aguantar las numerosas estocadas e irse al final de la primera mitad con una ligera ventaja.

En el tercer cuarto, el señor Stephen Curry consiguió quitarse esa espinita y comenzó a enchufarse desde el triple, uno tras otro, finalmente terminó con 17 puntos. Los Warriors comenzaron a ver como la diferencia en el marcador aumentaba a favor de los Grizzlies y fue cuando a final del último cuarto consiguieron ir acercándose poco a poco con un espectacular Green que fue fundamental para la victoria de los Warriors.

Anuncios

El palmeo de Draymond Green fue el salvador de la noche y el que mantenía el récord vivo.

Los Warriors consiguieron llevarse el partido por un punto de diferencia, mayor tensión imposible, pero lo importante es que finalmente consiguieron llevarse la victoria. Los de Steve Kerr jugarán esta noche un partido decisivo, frente a San Antonio Spurs a las 01:00 hora peninsular española, en busca de igualar el récord del 72-10 de los Bulls de la 95-96, frente a unos Spurs que siguen imbatidos esta noche. Todo un partidazo, el que podría ser denominado, el mejor partido de la historia de la temporada regular. Tenemos cita con la historia. #Baloncesto