Las quinielas para el Mundial de Patinaje Artístico 2016 se repartían entre Javier Fernández y Yuzuru Hanyu. Tras la actuación magistral del japonés en el Grand Prix de Barcelona, celebrado el pasado mes de diciembre, el patinador madrileño se vio obligado a añadir dificultad a sus ejercicios para poderle plantar cara a su amigo y rival. Ya en el Mundial, "Superjavi" estaba obligado a remontar 12 puntos a Hanyu si quería revalidar la medalla de oro. Finalmente, los astros se han alineado a favor del español.

Malagueña para el corto y Frank Sinatra para el libre

Javier Fernández se ha sumado junto con otros deportistas como el conjunto nacional de gimnasia rítmica o Gemma Mengual y Ona Carbonell en natación sincronizada a la tendencia de competir bajo una coreografía con sabor español.

Anuncios
Anuncios

En su caso, el patinador madrileño se ha decantado por la Malagueña de Paco de Lucía y Plácido Domingo para su programa corto. Durante su actuación en este ejercicio, Javier Fernández tuvo unos fallos que lo llevaron a la segunda posición por detrás de Yuzuru Hanyu. Sin embargo, el programa libre (con música de Frank Sinatra) lo bordó de tal manera que logró una marca de 314,93 puntos, la cual le ha hecho volver a subirse al escalón más alto del podio.

Mes complicado

El título de campeón del Mundo 2016 llega para el patinador español como recompensa tras haber superado una racha llena de molestias."Estoy emocionado por conseguir mi segundo título. He pasado el último mes con dolores. Ha sido un mes muy duro. Me ha gustado competir con Sinatra y agradar a la gente", asegura. En cuanto a esto último, Javier sabe muy bien cómo meterse al público en el bolsillo y ponerlo en pie cada vez que finaliza un ejercicio.

Anuncios

Pionero en el patinaje español

TVE siempre ha retransmitido los principales campeonatos de patinaje artístico, mas en ellos la participación española era inexistente. Todo cambió en 2010 durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver, donde algunas figuras nacionales consiguieron obtener billete. Uno de esos patinadores era Javier Fernández, que obtuvo la decimocuarta posición, pero a partir de ahí, empezó a subir como la espuma. Tres años después, subió al podio de un Mundial para colgarse el bronce, medalla que repetiría también en 2014. A partir de ahí, el madrileño no se ha bajado del primer escalón del podio, logrando hasta seis preseas de oro repartidas entre cuatro campeonatos de Europa y dos campeonatos del Mundo. Javier Fernández espera mantener esta racha hasta 2018 para poder obtener lo único que le falta: una medalla olímpica. #Deportes Madrid