Gran noche de #Fútbol europeo en el Vicente Calderón que enfrentaba al Atlético de Madrid y al Bayern de Munich en el partido de ida por las semifinales de Champions. Todo comenzaba con un gran ambiente por parte de la grada colchonera que recibía al equipo con un tifo en el que se podía leer claramente "Atleti, yo te amo, contigo a la final". El arbitro inglés, Mark Clattenburg, señalaba el inicio del partido y el Atleti rápidamente armó una presión que acorraló al equipo de Guardiola, que no era capaz de combinar tres pases seguidos, llegando en numerosas ocasiones a sacar el balón por medio de despejes.

El acecho de los rojiblancos ante la salida de balón de los alemanes fue  impresionante y muy táctica, pues los locales presionaban a todos los jugadores contrarios a excepción de Alaba, quien no parecía estar muy seguro con el balón en los pies.

Anuncios
Anuncios

El resultado de esta presión dio sus frutos en el minuto 11' cuando Saúl Ñíguez arrancó con el balón controlado en tres cuartos de cancha, esquivando defensas que iba dejando por los suelos hasta irse de tres defensas, plantándose en la portería de Manuel Neuer. Se tomó un segundo, levantó la cabeza y ajustó su disparo al palo derecho de la portería marcando probablemente el mejor gol de esta edición de la Champions.

El Calderón se venía abajo con el gol del mediocampista alicantino. Un gol tempranero que provocó muchos ajustes en la alineación del Bayern. Sin embargo, el equipo madrileño seguiría llevando la voz cantante en los primeros 45' minutos con numerosas llegadas al área rival. Sin tiempo de descuento, el partido llegaba al descanso con una grada eufórica que empezaba a ver más cerca la final de San Siro. 

Pero los segundos 45' minutos de partido cambiarían la historia del encuentro.

Anuncios

El Bayern comenzó a tocar la pelota con largas combinaciones sintiéndose más cómodo con el control de la posesión. El equipo del Cholo, acusó el cansancio de la presión del primer periodo y se encerró atrás aguantando las acometidas alemanas a la portería de Oblak. Los Bábaros tuvieron muchísimas oportunidades de gol, incluyendo un gran disparo de Arturo Vidal desde 30 metros que estrelló en el larguero.

El Atleti necesitaba reaccionar y poco a poco fue saliendo de su campo, llegando a tener alguna ocasión de gol. Torres dispuso de una contra clarísima en la que con un eslalón entre dos jugadores del Bayern, terminó impactando el balón en la madera. A partir de este momento, el Atleti volvió a lo que lleva acostumbrado a hacer durante años. El equipo alemán se hizo muy grande y el sufrimiento atlético se podía palpar en el ambiente. Pero como siempre, el equipo del Manzanares supo gestionar el sufrimiento y con tan solo una sustitución realizada por Diego Pablo Simeone, consiguieron llevarse el partido y el derecho a poder soñar con una nueva presencia en una final de #Champions League.

Anuncios

Sin embargo, no todo esta sentenciado, el Atlético de Madrid deberá defender el resultado en el partido de vuelta que se disputará el martes 3 de mayo a las 20:45 en Allianz Arena, con la pregunta de si Godin, el líder de la defensa rojiblanca, estará disponible para jugar. #Deportes Madrid