El defensa más polémico del panorama futbolístico español estuvo presente durante el partido del miércoles en Riazor para animar a sus compañeros blaugranas. Piqué, sancionado por la tarjeta amarilla ante el Valencia tras su encontronazo con Enzo Pérez, no tuvo otro remedio que observar a su equipo desde las gradas.

A pesar de la victoria del Barça contra el Deportivo, no hubo Periscope. Parece que Piqué ha rebajado el ritmo de ofensas al rival tras la crisis del club catalán. Ya no hay risas. Las puyas humillantes hacia el jugador del Real Madrid, Álvaro Arbeloa, se han detenido en seco. Y es que ya no hay motivos de mofa.

Anuncios
Anuncios

Tras pinchar contra el Villareal en la jornada 30 de la Liga, y algún tirón de orejas que se llevó desde la parte noble del club, a Piqué se le ha borrado la sonrisa de la cara. Mientras que el equipo merengue asciende como la espuma en la tabla de clasificación y está a tres partidos de ganar la Undécima, el Barcelona cae en picado. Eliminados de la Champions League y sosteniendo el liderato en la Liga española por los pelos, ya no se hacen chistes en el Camp Nou.

De Gerard Piqué se habla solo fuera del campo. No se escucha nada de sus hazañas deportivas de antaño. No es el mismo Piqué de temporadas anteriores. Su nivel ha bajado considerablemente, de ahí que su nombre desaparezca del campo de juego. Sólo las polémicas consiguen que el nombre del defensa esté de actualidad. En Barcelona están temblando ante la perspectiva de acabar la temporada en blanco, y Piqué no es la excepción. Luis Enrique debe poner orden en su equipo antes de que la situación acabe en desastre. 

Según informa el diario Sport, Roger Gastó Navarro, Director de Plataformas Digitales del #FC Barcelona, asegura que probablemente Gerard Piqué volverá pronto a hacer uso de la aplicación Periscope.

Anuncios

Este hecho corre por cuenta y riesgo del jugador, pero la directiva del club catalán deberá estar ojo avizor sino quiere que el de Barcelona vuelva a manchar la imagen del equipo de sus amores.