A día de hoy, nos encontramos en uno de los momentos más delicados en los que se ha encontrado en mucho tiempo el equipo blanco de la cápital.  Tras ver el derbi madrileño, en el que se vio un #Real Madrid rendido ante el rival, el Atlético de Madrid, que tampoco hizo un partido espectacular, pero que cumplió con los objetivos marcados (marcar y no encajar), con una defensa férrea y cerrada, que blindó su portería, manteniéndola a cero en todo el encuentro; las personas que creen en el orgullo madridista se preguntan: ¿Dónde está esa fuerza que sale del corazón de  los jugadores madridistas,  que siempre ha estado en las grandes ocasiones y que tantos éxitos le han dado? .

Anuncios
Anuncios

     Aunque la solución más fácil es la destitución del entrenador de turno, en este caso no parece ser la más adecuada. Aquí no ha fallado la táctica ni el físico, porque no se han visto síntomas de cansancio.

    “Es una cuestión de actitud”, afirma Zinedine Zidane. Y lo que se ha visto, en lo que debería de haber sido un espectáculo futbolístico,  no considerado un partido más, ha sido un Atlético de Madrid jugando un derbi y un Real Madrid con síntomas de desidia total, que no disputaba ningún balón con contundencia, con desgana, llegando tarde a la presión y a los marcajes y con muy pocas ocasiones de gol.

    Después de haber analizado muy por encima lo sucedido en un decepcionante encuentro para cualquier madridista, se llega a la conclusión de que el único que se salvó en esta ocasión fue su entrenador, al que de verdad se le vio en el rostro el sufrimiento, al no observar en su equipo esa actitud que él tuvo que sacar en tantos partidos, en los que el aficionado disfrutó de su equipo, ganase o no, pero en los que dejaron el cuerpo y alma en la lucha por esa victoria tan deseada.

Anuncios

    La reacción del entrenador ante lo que veían sus ojos, fue lo deseado por cualquiera de los aficionados que en ese momento había dejado parte de sus ahorros para ver ese partido. Quitar millones del terreno de juego y poner jugadores con ganas, que jugarón a un ritmo superior y que crearon alguna que otra ocasión que hizo latir el corazón madridista.

     #Fútbol #Deportes Madrid