La afición madridista vuelve a darle vueltas al círculo vicioso en el que se están viendo envueltos sus jugadores: No solo vale ganar, hay que dejar también buenas sensaciones dentro del campo y precisamente buenas sensaciones no es lo que está dejando el Real Madrid en el terreno de juego. Los hombres de Zinedine Zidane consiguieron llevarse los tres puntos del Estadio de Gran Canaria gracias a los tantos de Sergio Ramos y de Casemiro, pero acabaron el partido pidiendo la hora.

No hay rival pequeño

Este es el típico tópico que suelen decir los entrenadores de los conjuntos grandes cada vez que les toca enfrentarse a un equipo modesto, pero debido a que en el #Fútbol nada está previsto e influye bastante el azar, esto no quiere decir que estén mintiendo.

Anuncios
Anuncios

En el caso de la Unión Deportiva Las Palmas, los insulares ya demostraron su orgullo en casa frente al Barcelona y este domingo lucieron también su buen hacer ante al Madrid. Y es que los blancos salvaron el pellejo gracias a los reflejos de Keylor Navas, el cual estuvo muy atento a un rival que lo intimidó hasta la saciedad y cuya insistencia fue recompensada con el gol de Willian José.

A los modestos les falta rematar

El Real Madrid ya sabe que tiene la Liga perdida, pero esta es solo una de las tantas debilidades que ya conocen los rivales para saber cómo meter el dedo en la llaga. Equipos como Betis, Granada, Málaga o Las Palmas entre otros tantos han sabido poner al conjunto blanco contra las cuerdas y jugarles de tú a tú. Sin embargo, ninguno de ellos ha sido capaz de sumar los tres puntos por falta de puntería.

Anuncios

Todos se entienden, todos saben mantener el balón y todos llegan a la portería contraria. El problema está a la hora de rematar, pues en ese momento, o bien se desvía la pelota, o bien choca contra el larguero, o bien la frena un inspirado Keylor Navas para tranquilidad de los merengues. Si cae algún gol, el motivo es que el arquero costarricense, además de defender bajo palos, no puede hacer también el trabajo de una defensa desorientada. La falta de remate es una característica común en los equipos modestos, la cual no comparte ni mucho menos el Barcelona de Luis Enrique. Este factor deberá tenerlo muy en cuenta el Real Madrid si quiere seguir defendiendo su orgullo el día que le toque visitar el Camp Nou, día que está más cerca que lejos.

Zidane, insatisfecho

Al terminar el partido, el técnico francés se mostró muy crítico con sus jugadores: "Perdimos una cantidad de balones alucinante. Si queremos esperar algo, tenemos que jugar mejor. Si no, no vamos a ninguna parte. Jugando como en la segunda parte, no".

Anuncios

Zizou elogia al conjunto canario y reconoce que puso a sus hombres en apuros en numerosas ocasiones. "No creo que el fútbol sea injusto, ganamos el partido porque con dos balones parados hacen parte del juego también. Las Palmas lo han hecho muy bien, nos han metido en dificultades con jugadores que manejan muy bien el balón. Pero más que eso, es nuestro juego el que me molesta", aclara.