El piloto español #Fernando Alonso, doble campeón del Mundo de F1, será baja en el GP de Bahrein que se disputará este próximo domingo, después de que las pruebas que le han realizado los médicos de la FIA haya revelado que tiene una costilla rota a causa del fortísimo accidente que sufrió en la primera carrera del año, celebrada en Australia el pasado 20 de marzo. El año pasado el asturiano también se perdió las tres primeras carreras, después del accidente que sufrió durante los test de Montmeló.

Durante la vuelta 17, el McLaren del español colisionó con el Haas del mexicano Esteban Gutierrez y tras dar dos vueltas de campana terminó chocando contra las protecciones.

Anuncios
Anuncios

Alonso consiguió salir aparentemente ileso y por su propio pie del monoplaza, que acabó convertido en un amasijo de hierro. Tras el incidente, el bicampeón del Mundo reconoció su culpa en el choque ya que “frenó demasiado tarde”. Desde el día de la carrera, Alonso ha estado luchando por recuperarse y poder correr en el circuito de Shaki y en sus redes sociales ha dado cuenta de su entrenamiento y también de los dolores que lleva padeciendo desde entonces.

 

“Tengo que pasar otras pruebas en 8 o 10 días y entonces me volverán a evaluar para ver si puedo correr. La seguridad es lo primero”, ha manifestado el español en declaraciones a Movistar+, en las que también ha admitido que estaba dispuesto “a aguantar el dolor”. El piloto de McLaren ha explicado que tras la carrera no tenía molestias, “sólo un pequeño dolor en la rodilla, pero nada grave”, pero al regresar a España el dolor se agravó y en una revisión le diagnosticaron un pequeño neumotórax que ya ha desaparecido, pero una de sus costillas está fracturada.

Anuncios

Fernando Alonso confesó estar “decepcionado” por no poder correr, aunque respeta y acata la decisión de los doctores. “Venir aquí y ni siquiera poder intentarlo es triste”, ha admitido el español, que no va a abandonar Bahrein. “Ya que no puedo correr, déjame oler la gasolina”, bromeaba el compañero de equipo de Jenson Button. El asturiano va a centrar sus esfuerzos este fin de semana en ayudar al que será su sustituto en la pista, Vandroone.

La mala suerte sigue persiguiendo a un Fernando Alonso cuya segunda etapa en McLaren tiene más sombras que luces. Los fans del ovetense y de la F1 ya le echan de menos en la pista, donde esperan verle muy pronto haciendo lo que mejor sabe, magia.