Sin duda alguna, el mercado futbolístico chino ha sido el auténtico protagonista este invierno. Los multimillonarios clubes del país asiático han sacado el talón y han buscado dar un empujón a su #Fútbol, hasta hace no tanto prácticamente semiprofesional; no hacía falta más que ver la selección china entrenada por José Antonio Camacho, una de las menos potentes del mundo hasta hace poco pero con un potencial interesante. Esto se extrapola a la competición doméstica, en donde los equipos cada vez cuentan con jugadores más conocidos.

Dicen que "poderoso caballero es Don Dinero", y parece que aquí es un refrán que se aplica a la perfección.

Anuncios
Anuncios

Sin ir más lejos, la apuesta como delantero para uno de los equipos más potentes del fútbol español y europeo, el Atlético de Madrid, ha hecho la maleta apenas unos meses después de aterrizar en la capital de España. Cierto es que Jackson Martínez no estaba dando el rendimiento esperado, pero los 42 millones del Guangzhou Evergrande pusieron el lazo al colombiano dirección Asia. Otros ejemplos son el brasileño Alex Teixeira (50 millones, firmado por el Jiangsu Shunin), el brasileño Ramires (también en Jiangsu), el argentino Ezequiel Lavezzi (cobrará 10 millones anuales en el Shanghai Shenhua) o el ex de la Roma Gervinho (Hebei Fortune). Antes, abrieron camino jugadores como los brasileños Paulinho y Robinho.

Está claro que en el aspecto económico los jugadores salen ganando, pero... ¿sale rentable ir a una liga de menor importancia exclusivamente por el dinero? El ejemplo de jugador promesa en el fútbol europeo que bajó un escalón es Alexandre Pato.

Anuncios

El carioca, tras dejar el AC Milan, volvió a Brasil para jugar en el Corinthians. Muchos no entendieron (ni entienden aún) ese "paso atrás" tras ser uno de los delanteros más deseados de Europa, y veremos si no le pasa factura. Actualmente se encuentra cedido en el Chelsea, lo que puede suponer un impulso nuevamente a su caché de cara a firmar un gran contrato.

Veremos a si los Jackson, Paulinho, Teixeira, Lavezzi, Ramires y compañía les funciona la aventura en el "gigante asiático", y si deciden regresar tienen el suficiente cartel como para volver a un club top de Europa. O, por qué no, quién sabe si el apartado económico coloca a la Superliga China como un referente a nivel mundial y consigue tutear al fútbol europeo. De producirse este último extremo, parece que tiene que pasar mucho tiempo para poder analizarlo. #Deportes Madrid