Parecía un duelo totalmente desigual en un principio, al enfrentarse el mejor equipo del campeonato y actuales campeones, los Warriors, frente al segundo peor equipo, los Lakers. Las casas de apuestan pagaban la victoria de éstos últimos por las nubes y quien decidiese hacer una apuesta alta a su favor habrá salido con un buen fajo de billetes en su bolsillo. Los Lakers derrotaron contra todo pronóstico al equipo de Stephen Curry, 112-95, en una demostración de lo grande que es esta competición.

Y lo hicieron sin necesitar de una gran actuación de Kobe Bryant, sentado en el banquillo todo el último cuarto, sino inspirándose en un gran trabajo colectivo, en el acierto de Clarkson y Russell, y en la gran dirección de Marcelinho Huertas, ex-jugador del Barcelona y relegado al ostracismo toda la temporada por Byron Scott.

Anuncios
Anuncios

Los Warriors no estuvieron nunca cómodos en el choque, cometieron muchas pérdidas de balón y estuvieron muy desacertados desde la línea de triple, especialmente sus dos mejores anotadores, Curry y Thompson.  

Gran partido de los angelinos, quienes lo afrontaron como si de un partido de playoffs se tratase, decididos a darle una alegría a sus aficionados, desilusionados desde hace meses con un equipo que hasta la fecha solo había logrado ganar 12 partidos en toda la temporada. Jugadores como Russell, Clarkson, Nance o Randle demostraron que puede haber un futuro prometedor para la franquicia si progresan en su juego durante las próximas temporadas. Mientras, Huertas demostró que a pesar de su edad y de sus limitaciones físicas puede ser un jugador bastante válido para dirigir las operaciones de un equipo con una media de edad tan joven.

Anuncios

Por contra, los Warriors echaron en falta al MVP de las pasadas Finales, Andre Iguodala, ausente todo el partido, mientras que Curry y Thompson solo pudieron anotar un triple de los 18 intentos que combinaron entre ambos. Con Green haciendo un gris partido y sin una gran aportación de su banquillo, se vieron sorprendidos por un gran segundo cuarto de los angelinos que marcó el resto del partido.

Es la sexta derrota en toda la temporada para Golden State, pudiéndose permitir aún perder otros tres partidos más en su afán por convertirse en el mejor equipo de la historia de la NBA en temporada regular, superando a los Bulls de Jordan de la temporada 1995-96. Mientras los Lakers pueden tomarse un descanso y recordar viejos momentos de gloria dentro de su aciaga temporada en la que comparten junto a los 76ers el furgón de cola de la NBA #Estados Unidos #Baloncesto #Deportes Madrid