Cuando una afición no está acostumbrada a ver perder a su equipo, ocurren cosas como las que se han visto durante años y años en el Santiago Bernabéu. Llámenlo "público exigente", o simplemente "exceso de señorío". Pero es así. El Santiago Bernabéu necesita ver a sus jugadores ganar. Bajo cualquier circunstancia. Por eso, Rafa Benítez debió sufrir un calvario más que importante en su enésimo empate o derrota. En cualquier caso, el #Real Madrid disputa mañana el partido más importante de la temporada. Y lo es porque se trata de la única competición en la que el equipo continúa con opciones. Y lo hará frente a la A.S Roma, defendiendo la ventaja de 0-2 que el equipo logró en el Olímpico de Roma, gracias a los goles de Cristiano y Jesé.

Anuncios
Anuncios

En cualquier caso, el equipo está roto, y la afición para tener un culpable.

Parece que, al fin, el "florentinismo" va de capa caída. Y no es para menos: mucho tiempo ha estado cegado el aficionado blanco ante las sartas de dinero que ha desembolsado Florentino Pérez, presidente del Real Madrid. Camuflando su nula visión futbolística con fichajes extravagantes sin ningún criterio, Pérez ha ido coleccionando cromos hasta que el público del Bernabéu ha dicho basta. Porque ya no son gritos aislados de los Ultras Sur, ni de la Primavera Blanca, ni del aficionado pipero de la decimocuarta fila al que todo le parece mal. Por fin, el sentimiento general del madridismo se traduce en el más absoluto desprecio a las políticas de traspasos de este empresario. Porque no hace falta ser un lumbreras para saber que el Madrid no necesita a un portero de 50 millones de euros, ni hacía falta vender a Di María para traer a James Rodríguez por un precio desorbitado.

Anuncios

Al Madrid le costó definir su estilo. Y una vez más se lo robaron. 

Mañana, no obstante, el público del Bernabéu alentará a su equipo hasta llevarlo en volandas. Con Zidane al mando, el espíritu de "La Novena" revivirá esas noches en las que el propio Zizou, Raúl, Guti y compañía hicieron vibrar al respetable. Y lo hará mostrando su rechazo a un presidente rodeado de aduladores, de asesores que dicen a todo que sí para tener contento al "jeque" español.Previa del Real Madrid-Atlético de Madrid El Real Madrid consuma su fracaso #Champions League