Anoche pudimos disfrutar en Miami uno de los enfrentamientos con más morbo en toda la NBA, y es que los Cleveland Cavaliers de un tal LeBron James visitaban 'South Beach' para enfrentarse a los Heat. Era la vuelta de LeBron James a la que fue su casa y donde consiguió alzarse con el anillo de campeón dos veces consecutivas. Además teníamos el duelo entre dos grandes amigos fuera y dentro de la pista, Dwyane Wade y LeBron James, que a pesar de no seguir jugando en el mismo equipo siguen manteniendo una estrecha relación de amistad, tanto que a mitad de temporada LeBron James decidió pasar uno de sus días libres en Miami entrenando con Wade. Dos equipos, Cleveland y Miami, que se encuentran en la parte alta de la conferencia este, luchando por un buen puesto de playoffs y que se enfrentaban en el American Airlines Arena de Miami, Florida.

Anuncios
Anuncios

El partido comenzó muy flojo en cuanto a defensa se refiere, lo que dio paso a una exhibición ofensiva de ambos equipos. Los titulares de Miami no consiguieron mucho protagonismo, mientras que los jugadores que salieron desde el banquillo, como es el caso de Whiteside, Winslow o Richardson fueron los que comenzaron a meter ritmo al ataque de los Heat. Mientras tanto, LeBron e Irving eran los únicos activos en el plantel de Cleveland. Los Cavaliers tenían que seguir el ritmo anotador que les marcaban los locales y no conseguían tomar la ventaja en el marcador. Miami, con buenas actuaciones de Joe Johnson y Whiteside, consiguieron marcharse con un marcador favorable, 19-31, al final del primer cuarto de partido.

Tyronn Lue intentó alentar a los suyos, y parece que le fue bastante bien, los Cavaliers volvieron a la pista y consiguieron un parcial de 11-0 sobre Miami, que poco iba a tardar en ser contestado por los locales con un parcial de la misma diferencia.

Anuncios

Los Heat, liderados por un buen Wade consiguieron dominar a los Cavaliers en la primera mitad de juego, y finalmente consiguieron marcharse al descanso con una cómoda ventaja de 21 puntos, 44-65.

Al comienzo de la segunda mitad del encuentro vivimos un momento mágico, y es que Dwyane Wade, uno de los mejores escoltas que jamás haya pisado una cancha de basket consiguió la espectacular cifra de 20.000 puntos anotados en su carrera, todos y cada uno de ellos con la camiseta del equipo que lo escogió en el draft de 2003 en la quinta posición, Miami Heat.

El partido terminó siendo más de lo mismo en el tercer cuarto, la ventaja de los Heat ya era insuperable para los Cavs, y finalmente el partido terminó con victoria de los locales frente a los primeros clasificados en la conferencia este por 101-122. LeBron James fue el máximo anotador del partido con 26 puntos seguido de su amigo Dwyane Wade que terminó este memorable partido para él con 24 puntos.  #Baloncesto