Lionel Messi dejó pasar la oportunidad de sumar su 300 goles en #Liga asistiendo en un tiro de penalti a favor del atacante uruguayo, Luis Suárez, que remató la asistencia para sumar un hack-trick en el partido.

Después de haber visto al Real Madrid y al Atlético de Madrid ganar sus respectivos partidos con anterioridad en el fin de semana, el Barça podría darse el lujo de un desliz ante un equipo al cual ya había vencido anteriormente en la primera mitad de la Liga por 4-1 en Balaídos en septiembre.

El Barcelona recobró su ventaja de tres puntos en la parte superior de las tablas en la Liga con una victoria impresionante de 6-1 sobre el Celta de Vigo que vio a Lionel Messi proporcionar a Luis Suárez su triplete, en lugar de anotar desde el punto de penalti y alcanzar su meta de 300 goles. 

Comenzaba el encuentro y Messi, después de volver a la acción tras las pruebas médicas en un problema renal esta semana, adelantaba al conjunto calatán en el minuto 28 con un tiro libre muy bien medido antes de que John Guidetti igualara el encuentro desde el punto de penalty en el minuto 39.

Anuncios
Anuncios

Messi y Suárez combinaron maravillosamente para el segundo del Barça antes de completar el doblete de Suárez (3-1) a la vuelta de descanso, que se produjo después de ingenioso juego de Messi para establecer el gol tras una asistencia realizada por Neymar.

Cuando Messi recibió una falta de penalty en el minuto 81, todos los ojos estaban puestos en la estrella de Argentina ya que parecía que iba a registrar su gol 300 de la Liga. Sin embargo, él eligió ceder la pelota en asistencia para el hack-trick de Suárez, que junto con una vaselina inteligente de Ivan Rakitic y el acabado de Neymar coronaron un período impresionante de #Fútbol de ataque de los hombres de Luis Enrique, mostrando un 6-1 en el marcador final que reflejaron una clara superioridad de estilo en la segunda mitad del encuentro por parte del Barcelona.

Anuncios

A pesar de una serie de estrellas que regresan después de haber descansado durante la Copa del Rey en la segunda vuelta de las semifinales, el Barça se mantuvo estable desde el principio ante un Celta falto de delanteros, suspendidos como Iago Aspas y Fabián Orellana y lesionados como Nolito. #FC Barcelona