Stephen Curry lo hizo de nuevo. Anoche nos dejó una de las hazañas más impresionantes de las últimas décadas. Superó por tercera vez consecutiva su propio récord de mayor número de triples en un partido con 24 encuentros restantes e igualó el récord de mayor número de triples anotados en un solo partido con 12 triples.

Los Golden State Warriors tenían un importante duelo en la noche de ayer, uno de esos ‘exámenes’ que deben superar con nota si quieren demostrar que son capaces de superar el récord de los Bulls del 72-10 de Michael Jordan. El partido se presentaba bastante complicado para los de la bahía, ya que se enfrentaban a un rival directo al título, como lo son los Oklahoma City Thunder de Kevin Durant y Russell Westbrook, y continuaban con su racha de partidos fuera de casa, es decir, visitaban el Chesapeake Energy Arena, el feudo de estos Thunder, un lugar hostil para todos los equipos que pasan por allí.

Anuncios
Anuncios

El partido no comenzaba de la mejor manera posible, los parciales de los Thunder sobre los de San Francisco no cesaban y cada vez la diferencia era aún mayor. Kevin Durant y Russell Westbrook estaban jugando a sus anchas, haciendo disfrutar al público de Oklahoma y también a sus compañeros. Serge Ibaka también se unía a la fiesta junto a sus dos compañeros y los Thunder veían como el partido se le ponía cuesta arriba a los visitantes.

Stephen Curry hacía lo que podía, y lo que puede hacer ya lo conoce todo el mundo, enchufarla desde donde le apetece. Las embestidas de los de Oklahoma seguían llegando y Curry y Thompson conseguían soportarlas de la mejor manera posible mientras que mantenían a su equipo con vida en el partido.

Llegó el tercer cuarto y los Warriors decidieron poner fin a la exhibición de los Thunder.

Anuncios

Stephen Curry se puso el mono de trabajo y comenzó a enchufarlas de todos los colores y sabores, la mayoría de sus tiros llegaban desde muy lejos, desde donde cualquier persona humana piensa que es imposible que el balón entre desde tan lejos, pero Curry las seguía metiendo.

Finalmente los Warriors consiguieron forzar la prórroga y volvió a repetirse la historia del comienzo del partido, los Thunder comenzaron a adelantarles en el marcador. Stephen Curry decidió llevarse el partido, y como no. Lo hizo con varios triples inimaginables que sentenciaron el partido a favor de los de la bahía de San Francisco, contando el triple desde, prácticamente, medio campo para llevarse el partido a falta de 4 segundos para el final del partido.

Todos sabemos lo que Stephen Curry es capaz de hacer, nos lo ha demostrado a todos en estas últimas dos temporadas, pero la pregunta ahora es ¿hasta dónde puede llegar? #Baloncesto