Como ya ocurrió en la temporada 2013/14 y en la 2014/2015, Chelsea y PSG se vuelven a enfrentar en una eliminatoria de #Champions League, convirtiendo esta rivalidad en un clásico de la historia reciente de la competición. En 2014 los londinses se deshicieron del conjunto francés en cuartos y la campaña pasada se cambiaron las tornas y fue el PSG el que avanzó de ronda, también en octavos de final como este año.

Si tenemos en cuenta el balance de ambos equipos en sus respectivas ligas, el PSG de Laurent Blanc parte como favorito en la eliminatoria. Los parisinos son primeros de su campeonato y todavía no han perdido ningún partido, con 22 victorias y únicamente 4 derrotas.

Anuncios
Anuncios

Ningún equipo de las grandes ligas ha demostrado tanta superioridad, ya que el PSG aventaja en 24 al segundo clasificado, el Mónaco.Un PSG con muchos suplentes empató en su último partido de liga frente al Lille, después de haber sumado 16 victorias consecutivas. Su última derrota llegó precisamente en la Champions, donde cayó 1-0 en el Bernabéu frente al Real Madrid.

Sin embargo el conjunto parisino está siendo noticia recientemente por motivos extradeportivos. Serge Aurier, lateral derecho titular del PSG, desató la polémica a dos días del partido de Champions al difundir un vídeo en el que arremete contra su entrenador y compañeros de equipo como Di María o Ibrahimovic. El club se ha mostrado tajante y ha decidido suspender al jugador del equipo.

Uno de los estandartes del equipo, el centrocampista italiano Marco Verrati, ha renovado con el PSG hasta el año 2020.

Anuncios

A pesar del interés por Verrati de grandes clubes europeos, el joven italiano ha decidido apostar por su continuidad en el PSG. Verrati apunta al once esta noche en el centro del campo junto a Matuidi y Motta.

La Champions para salvar la temporada

El Chelsea por su parte afronta la Champions League como vía de salvación de una temporada muy negativa por su situación en la Premier League. Los blues son actualmente decimosegundos en la clasificación, más cerca del último clasificado que del líder, a 14 puntos de la cuarta plaza que da derecho a jugar Champions. Esta situación supuso el despido de Mourinho y la llegada a mitad de temporada de Guus Hiddink. La llegada del holandés le ha dado otro aire al equipo, que no conoce la derrota desde que llegó, pero sumando seis empates en once partidos.

Guus Hiddink tendrá que ingeniárselas para suplir las bajas en defensa, ya que no podrá contar con dos de sus centrales más importantes, Terry y Zouma. Este último sufrió una grave lesión en su rodilla que le apartará de los terrenos de juego toda la temporada.  #Fútbol