Un #Real Madrid más fuerte que nunca se enfrentaba en los Cármenes al Granada, tras golear 6-0 al Espanyol. Los blancos no se podían permitir una derrota, ya que Barça y Atlético de Madrid consiguieron los tres puntos. 

En cuanto a la alineación, Zidane repitió el mismo once que goleó en el Santiago Bernabéu.

El inicio del partido mostró problemas en ambas defensas. En el caso del club merengue, no se calculaban bien las distancias, ya que Keylor Navas tuvo que salir demasiado de la portería, dando lugar a ocasiones de peligro. Por otra parte, la defensa andaluza sufrió las acometidas de la delantera del equipo madrileño.

Anuncios
Anuncios

Benzema falló en un intento de tijereta mandando el balón a saque de puerta. Poco después Cristiano Ronaldo chutaría un balón que no entraría por muy poco. Se apreciaba un Madrid sin precisión en unos malos minutos de juego. Pero cualquier amante del #Fútbol sabe que un sólo destello de calidad de estos jugadores puede cambiar la situación, y así ocurrió. Isco se sacaba de la manga un excelente pase al hueco que recogería Carvajal, éste a su vez centró al área, donde se encontraba Benzema totalmente sólo, el francés no perdonaría y marcaría el primer gol (30') del partido.

Ambos equipos marcharon hacia el túnel de vestuarios tras finalizar una primera mitad sin un dominador claro. El Real Madrid ganaba, pero no estaba cómodo en el partido. Realmente el Granada había llegado con más peligro, pero no obtuvo premio alguno.

Anuncios

El empate llegaría de una forma un tanto polémica. Luka Modric controlaba el balón en el centro del campo, cuando se chocó con el árbitro, lo que provocó la pérdida del balón y un contraataque muy peligroso. El Arabi recuperó ese balón y gracias a su velocidad se plantó mano a mano frente a Keylor Navas, el que no pudo hacer nada para evitar el gol (60') del Granada.

Gracias a este gol, el equipo andaluz se vino arriba y estuvo apunto de adelantarse en el luminoso. Primero se anuló un gol de córner por fuera de juego, y apenas un par de minutos después, la afición pedía penalti en una acción entre Success y Keylor.

Se comenzaba a contemplar la desesperación de los jugadores vikingos, que temían despegarse del todo en la lucha por la #Liga BBVA. Pero, si hay algo característico en el espíritu de los jugadores de este club, es la lucha. No se rindieron y obtuvieron su recompensa, Modric efectuaba un zapatazo que entraba limpio por la escuadra y se anotaba un auténtico golazo (85'). Los jugadores celebraron con euforia el gol, ya que sabían de su importancia.

El Real Madrid conseguía de esta manera 3 puntos muy valiosos después de sufrir frente a uno de los equipos de la parte baja de la tabla. Curiosamente, durante la misma jornada, los que muchos consideran los dos mejores equipos de la historia del fútbol, Madrid y Barça, han agonizado para conseguir la victoria frente a equipos que luchan por el descenso.