El #Real Madrid de Pablo Laso conquistó en La Coruña su tercera Copa del rey consecutiva (la cuarta en cinco años) tras derrotar de manera apurada a un tremendo Herbalife Gran Canaria, que nunca dio el partido por perdido a pesar de las diferencias económicas y de plantillas. En uno de los torneos de Copa más disputados y sorprendentes que se recuerdan, los de Laso volvieron a prolongar su dominio de los últimos años, después de no llegar como claros favoritos al título debido a su irregular temporada.

El partido empezó de manera muy similar a la semifinal contra Laboral Kutxa Baskonia, con un Madrid muy acertado en ataque, especialmente Jaycee Carroll, y poniendo una diferencia de 10 puntos en el marcador.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, el equipo de Aito García Reneses logró meterse de nuevo en el partido, gracias a la dirección de Albert Oliver y el trabajo de Rabaseda y Aguilar. Un triple de Báez sobre la bocina mandaba el partido al descanso en un pañuelo, con solo dos puntos arriba para los blancos.

En la reanudación continuó la sorpresa y los canarios lograban ponerse por delante en el marcador, ante la inoperancia en ataque de los madridistas, donde ni Llull ni Rodríguez conseguían encontrar a sus compañeros en ataque. Tuvieron que ser el repescado Rivers y el trabajo de Nocioni y Ayón (merecido MVP del torneo), quienes devolviesen el liderazgo a los blancos, pero solo por 3 puntos antes de comenzar el último y decisivo cuarto. Fue ahí donde apareció Sergio Rodriguez y sobre todo Rivers, muy acertado en ataque y con una gran labor defensiva.

Anuncios

Con 10 arriba, el partido parecía perdido para los canarios, pero nada más lejos de la realidad. Mostrando el carácter competitivo que les ha llevado a jugar la Final, forzaron dos pérdidas al Real Madrid y con dos triples de Oliver y Rabaseda ponían el partido 83-81 a falta de pocos segundos.

Dos tiros libres anotados por Sergio Rodriguez y el fallo posterior en el ataque canario certificaron el 26º título copero del Real Madrid, instaurándose como el gran dominador del torneo en el último lustro, consiguiendo 4 victorias en las últimas 5 ediciones, tras casi 20 años sin lograr ser campeones. Con la baja de Rudy Fernández, los problemas físicos de Reyes, Maciulis y Nocioni, y sin la aportación de dos de sus fichajes de este verano, Taylor y Thompkins, han seguido demostrando un gran carácter competitivo e inteligencia en los momentos decisivos tanto de la Final como de la semifinal ante Baskonia. Para el Gran Canaria sabor agridulce al verse tan cerca del triunfo después de un torneo brutal, en lo que debería ser el comienzo de un proyecto deportivo para el futuro, cimentado en estos últimos años bajo la tutela de García Reneses. #Baloncesto