El hashtag #ThankYouDanielBryan predominó entre las tendencias de twitter desde la tarde de este lunes confirmando lo que muchos fanáticos de la lucha libre profesional temían: Bryan Lloyd Danielson, mejor conocido como Daniel Bryan desde su llegada a la empresa más importante y lucrativa de wrestling en el mundo, la WWE, anunció su retiro de los cuadriláteros. Lo confirmó en un emotivo segmento del programa de lucha en vivo Monday Night Raw transmitido en la noche de este lunes 08 de febrero, justificado por recomendaciones médicas de evitar exponerse a contusiones cerebrales, así como también a su deseo de dar rienda suelta a una vida en familia al lado de su esposa, la también luchadora Brie Bella.

Anuncios
Anuncios

¿Pero quién es este sujeto que dista bastante de la imagen tradicional de un deportista de combate pero que arranca aplausos y ovaciones en los estadios donde se ha presentado como si se tratara de un coach motivacional o un artista consagrado como Adele en medio de un concierto?. “El Dragón Americano” como fue conocido Bryan en sus comienzos, inició desde muy joven una carrera en el mundo de los deportes combativos de entretenimiento por medio de empresas del circuito independiente como Pro Wrestling Guerrilla y Ring Of Honor, demostrando talento a raudales y ganándose el respeto tanto de oponentes como de entrenadores y empresarios.

La WWE, empresa dirigida por el millonario Vincent McMahon, fichó a Daniel Bryan en el 2010, debutando en el espacio de desarrollo NXT, donde empezó a encarar a los grandulones característicos de esta compañía, compensando su falta de musculatura y su no muy impresionante estatura con un amplio arsenal de movimientos, llaves de rendición y una rapidez y agilidad que superaba la media de los luchadores aéreos.

Anuncios

Su persistencia y atrevimiento ante gigantes, campeones y excampeones lo convirtieron en el gran “underdog” o infravalorado del roster principal, metiéndose al público en su bolsillo.

Los éxitos se manifestarían en la forma del Campeonato de #Estados Unidos, los Campeonatos de Parejas, el Título intercontinental, y el Campeonato Mundial de Peso Pesado de la WWE, todos ganados por Bryan, cuya imagen de una barba y cabellera intensa lo asemejaría más a un artista bohemio o a un redneck salido del campo, pero que no le perjudicaría en absoluto ante los televidentes y asistentes de los shows en vivo, quienes vieron en el nativo de Washington a una superestrella carismática y humilde, y decidieron convertirlo en su protagonista de lucha favorito.

Sin duda, el mayor aporte del Dragón Americano al público han sido sus frecuentes participaciones en campañas de caridad, y el “Yes” su grito de guerra que puso en moda entre las multitudes de fans quienes corearon con los brazos extendidos mientras veían en combate a su wrestler más querido.

Anuncios

Daniel Bryan supuso un respiro de aire fresco a un deporte de espectáculo que no ve sus mejores ratings desde inicios de la década de 2000, al volverse el tipo de atleta que inspira ruidosas aclamaciones de los estadios, como lo hacían el luchador más popular de los noventas Stone Cold Steve Austin, el legendario Undertaker, y el peleador ahora convertido en actor taquillero Dwayne “The Rock” Johnson. Su ausencia supondrá un vacío en la WWE y el wrestling en general, en espera de que algunos de los talentos actuales tomen su testigo en el ofrecimiento de combates de calidad, positividad en escena, y voz representativa de los seguidores del deporte espectáculo.

  #Televisión #Mas deportes