En la tarde de ayer, el #Real Madrid volvió a vivir uno de esos días para olvidar en Chamartín. El público madridista vio como su equipo no podía ni siquiera ver portería ante un Atlético, que sin apenas descanso, estuvo muy bien  plantado y supo aprovechar las pocas ocasiones que tuvo. La derrota hace el título de #Liga imposible para el Real Madrid una vez más.

La afición del Bernabéu reprochó la actitud de los jugadores, en particular la de James, que estuvo especialmente desacertado. O Danilo, que fue también blanco de las iras del coliseo blanco. Pero el público volvió a señalar a uno de los principales culpables de esta situación, Florentino Pérez.

Anuncios
Anuncios

Como ya sucedió en el pasado mes de noviembre, tras el 4-0 del Barcelona, la afición gritó: "¡Florentino dimisión!".

Al presidente ya no se le ve intocable y no tiene como escudo a Rafa Benítez, al que se le achacaba el mal estado del equipo. Florentino apostó por Zidane, que se le veía en la altas esferas de Concha Espina como el remedio para salvar la temporada. El llamado "Efecto Zidane" de los primeros partidos del entrenador francés, con sendas goleadas a Sporting, Deportivo, Espanyol y Athletic, se está acabando y demuestra que el problema que tiene el equipo va más allá del entrenador y cambiar constantemente de modelo de juego.

Décimo aniversario de su primera dimisión

Florentino Pérez vive uno de sus peores momento como presidente del club blanco, todo ello coincidiendo ayer con el día en el que se cumplieron diez años de su dimisión, en su primera etapa de presidente del Real Madrid.

Anuncios

Por aquel entonces, como él mismo explicó: "He maleducado a los jugadores", puede ser que ahora la situación sea muy parecida y haya perdido el timón de mando del equipo.

La estrategia del presidente siempre ha sido la misma, la de acallar a la afición, como se vio con la subida de la megafonía al final del partido, y los disturbios que se produjeron fuera del estadio al finalizar el partido. Controlar la crítica ha sido uno de sus principales pilares en su modelo de gestión, pero cada son más los aficionados que piensan que Florentino no sabe gestionar al equipo y ya han dictado sentencia contra él.