Espectacular el ambiente que aguardaba el Ciudad de Valencia en su enfrentamiento con el conjunto azulgrana. Levante y Barcelona reflejaban entonces, posturas totalmente opuestas, uno colista, y el otro líder de la #Liga BBVA. Durante la semana anterior al partido dos fueron los temas más comentados. El primero, la goleada histórica que endosó el Barça al Valencia en las semifinales de Copa del Rey. El segundo, la reacción agresiva que tuvo el padre de Neymar con la prensa a la salida de un local el día de su cumpleaños.

Referido a la alineación, la principal noticia fue la suplencia de Busquets, cuya posición ocuparía Sergi Roberto, por lo demás serían los jugadores de siempre.

Anuncios
Anuncios

Los primeros minutos del partido fueron semejantes al "tanteo" de una pelea de boxeo, en los que ambos contendientes prueban al rival. Tras varias acciones de ataque por parte de los dos equipos, fue el Barça el que se adelantó en el marcador. Jordi Alba se adentró por el costado izquierdo del área y metió un centro, teniendo la fortuna de que éste tocase a David Navarro y marcase gol (21') en su propia portería.

El Levante, pese a ir perdiendo por su mala fortuna, no bajó los brazos y siguió intentando conseguir el empate. En un contragolpe, Morales terminó plantándose frente a Bravo, pero su disparo se topó con el palo. 

Y así finalizó la primera parte de juego, el colista luchando cara a cara frente al Barcelona, sin complejos. Que acabó los últimos minutos del primer tiempo defendiendo.

Anuncios

La segunda mitad podría calificarse de extraña. Ambos equipos intentaban dar lo mejor de sí, pero ninguno conseguía finalizar las jugadas de manera correcta, siempre se fallaba en el último pase. El Levante estaba metido en el partido, y el marcador seguía siendo incierto, porque daba la sensación de que en cualquier momento una pizca de acierto podría aumentar la diferencia en el marcador, o en cambio, igualar la situación.

Ya en los últimos minutos, como era lógico, el Levante se lanzó al ataque dejando una frágil defensa. Esto fue aprovechado por el Barcelona, que finalizaría el partido con una contra en la que Messi cedería el balón a Luis Suárez, y éste no falla, marcando gol (92') y acabando con las ilusiones de los aficionados levantinos.

Con esta victoria el Barcelona lograría una racha de 28 partidos seguidos sin perder, manteniendo la postura de líder indiscutible de la Liga BBVA. El Levante luchó por el partido y se mereció algo más, pero la suerte se posicionó del lado del Barça, que vivió todo el partido con un gol en propia puerta del rival. El club catalán sufrió, pero ganó. #FC Barcelona #Fútbol