Después de las victorias del Real Madrid en Roma y del Barcelona en Londres, le llegaba el turno al Atlético de Madrid, en teoría contra un rival de menor nivel que los madrileños, aunque eso lo tendrían que demostrar los pupilos de Simeone en el Philips Stadion.

A pesar de tener menor nivel que el Atlético, el PSV dirigido por Phillip Cocu es líder de la Eridivise y desde la llegada del técnico holandés, los de Eindhoven han demostrado ser uno de los equipos más fuertes de la liga holandesa. En Holanda dicen que el efecto de Cocu sobre sus jugadores, ha sido como el que tuvo Simeone cuando aterrizó en el conjunto madrileño.

Anuncios
Anuncios

En el arranque de partido, el mayor nivel del Atlético de Madrid parecía que se iba a ver en el terreno de juego, puesto que no habían pasado ni 5 minutos, cuando Bruma tenía que despejar el balón de la misma línea de gol. Un balón largo de Gabi (así llegarían las tres jugadas más peligrosas de los jugadores de Simeone) a la espalda de la defensa, dejaba solo a Vietto, que pese a que su control se le fuese largo, llegaría a tocar el balón y superar a Zoet, aunque el central holandés llegaba a despejar la pelota.

Ese susto al principio del partido hizo que el PSV y el Philips Stadion, que nunca dejó de cantar, entraran en el partido y demostraran que están en Octavos de final de Champions por algo. El equipo que no contaba con Luuk de Jong, goleador de los holandeses, se estiró y pudo intentar realizar algún contragolpe en una primera parte un poco alocada.

Anuncios

El Atlético no conseguía llegar a la portería de Zoet con toques de sus centrocampistas, sino que todas sus jugadas peligrosas llegaban en balones largos y en centros de Juanfran y Filipe que no encontraban rematador. Además, los acercamientos del Atlético por medio de sus centrocampistas,sufrían alguna pérdida,y eso era el peligro de los locales que con Narsingh y Locadia como puñales, intentaban contactar con el delantero uruguayo, Gastón Pereiro.

Aunque antes de la ocasión más clara de los locales, llegarían dos del Atlético de Madrid. Primero Koke no supo aprovechar un pase largo de Savic, que volvía a superar la defensa con un balón a su espalda. Y la ocasión más clara del Atlético, Koke le regalaba un pase perfecto a Griezmann,que tuvo demasiado tiempo para pensar, realizó un gran disparo, pero Zoet se convertía en héroe local, sacando una gran mano.

Después de esos dos avisos de los españoles, llegaría la jugada más peligrosa que provocó el PSV durante todo el partido. Gastón Pereiro tiraba dos "caños" a Godín y Davy Pröpper si encontraba en un mano a mano frente a Oblak. El portero esloveno, pese a no haber participado mucho en el juego, tuvo la sangre fría de aguantar el tiro del jugador local, y consiguió despejar el balón.

Anuncios

Con la primera parte con poco juego y siendo los porteros los protagonistas, podía intuirse que los entrenadores no arriesgarían en la segunda parte. Cocu ya había dicho que el empate a 0 era un gran resultado para ellos. Y así fue, la segunda parte tuvo un gol bien anulado a Godín, varios disparos lejanos del Atlético de Madrid y la única ocasión del PSV llegaría en un despeje de Koke, que se fue desviado de la portería de Oblak.

Con la expulsión de Gaston Pereiro por doble amarilla, el partido no cambió y, aunque el Atlético buscaba más el gol, nunca llegaría la ocasión clara, para que el conjunto rojiblanco se llevase ventaja a su estadio. Los pupilos de Simeone perdonaron y tendrán que llevarse la victoria en el Vicente Calderón.

  #Champions League