El líder de la #Liga llegaba al Camp Nou clasificado a otra final después del partido en Mestalla por semifinales de Copa del Rey y con el récord de fechas invictas vigente. El rival de hoy, el Celta de Berizzo, había ganado el partido de ida 4-1 en la jornada 5 de la presente competición, por lo que el compromiso del equipo era máximo y Luis Enrique sacó sus mejores cartas, llegando incluso a sentar a Rakitic para darle la posición a Sergi Roberto, de mejor presente, y ordenar su 11 de gala para el encuentro.

Los primeros minutos del partido fueron bastante parejos, con muchas idas y vueltas y ocasiones en las dos áreas.

Anuncios
Anuncios

Al minuto 12 Messi le daba la primera ocasión clara al equipo después de un tiro libre que se iría por el palo izquierdo de Sergio. Leo fallaba el primer tiro libre que tenía, pero el segundo no tendría ningún error, llegó al minuto 27 y el argentino, desde la frontal, remataba a la escuadra y fulminaba a Sergio. Era apenas el 1-0 pero el quinto gol que anota el 10 por esta vía en lo que va de temporada.

El partido siguió el mismo orden y el Celta se mostraba agresivo e intimidante. Bravo tuvo un par de atajadas mientras la defensa flaqueaba ante los ataques de Planas, Beauvue y compañía. Al minuto 38 con Guidetti en el área azulgrana, Alba torpemente lo derriba y ocasiona un penal que empataba el partido. El partido se iba al descanso con el marcador igualado, pero lo que estaría por llegar no se lo esperaba ni el Celta ni el Barça, tal vez Messi.

Anuncios

El segundo tiempo mostró desde el inicio a un Barça más compacto, más preciso y acertado en sus movimientos. Aunque primero erró varias de cara al arco, al minuto 58 Suárez ponía una estampa en el arco de Sergio después de una magnífica asistencia de Leo Messi, el uruguayo definía con toda su categoría de 9 el 2 a 1 en el marcador y la nueva ventaja del Barça que ya se estaba reflejando en el juego. De ahí en más, el Celta tendría pocas oportunidades más, el Barça, liderado por un Messi supremo, desplegó todo su gran #Fútbol para el deleite del Camp Nou. Al 75' Leo inventaba una obra de arte y junto a sus inseparables, Neymar y después Suárez, nació el 3-1

Neymar, a pesar de tener poca suerte de cara al arco, no dejó de impresionar a todos con su juego, al 80' hacía una lambretta sensacional que generó la ovación del estadi y en la misma jugada, metros más arriba, sería derribado Messi en el área del Celta y el colegiado pitaba la pena máxima. Ante las duda si Leo le cedería el penal a Neymar, el argentino tomaba la pelota con seguridad y se paraba en los 11 pasos.

Anuncios

Sin embargo, Messi sí tenía la intención de cederle el penal al brasileño, pero no de forma natural. Después de la orden del árbitro, Leo toca la pelota y la deja servida a Neymar, pero Suárez estuvo más rápido y remataba el penal de forma indirecta. La jugada recordaba el penal de Cruyff y Jesper de hace más de 30 años y animaba a todos los futboleros de la actualidad en el mundo. Era 4-1 al 81' y hat-trick de Suárez.

Quedaban poco más de 10 minutos de partido y llegarían dos goles más, el quinto del Barça era de Rakitic al 85', y el sexto, de Neymar, que tendría por fin premio de cara al gol al 91'. Los dos goles eran asistidos por Suárez, que ya tenía tres en su cuenta personal y el pichichi de la Liga asegurado.

Después de una primera parte complicada, el equipo soluciona un partido importante con un recital de buen fútbol, armonía y diversión. El Celta reconocía la superioridad del Barça y el respeto hacia el rival, porque a pesar de las polémicas que pueda generar, estos jugadores solo buscan disfrutar de lo que hacen y hacerlo cada día mejor.

El próximo partido del Barça será este miércoles 17, por la fecha pendiente de la jornada 16 de Liga, ante el Sporting de Gijón, en el Molinón. #FC Barcelona