Una noticia médica ha paralizado los partidos en las pistas cercanas en el Open de Australia cuando Nigel Sears, quien es entrenador de Ana Ivanovic y el suegro de Andy Murray, fue urgentemente trasladado a un hospital, mientras que los partidos de tercera ronda, tanto Ivanovic como Andy Murray, estaban en progreso.

El cuatro veces finalista Murray ganó a Joao Sousa, 6-2, 3-6, 6-2, 6-2, y firmó algunos autógrafos, pero omitió, y con razón, la habitual entrevista en la pista después de la victoria en el partido y antes de salir de Margaret Court Arena el sábado por la noche para comprobar en el bienestar de Sears, el padre de su esposa embarazada y que la situación podría estar bajo control dentro de lo que cabe.

Anuncios
Anuncios

Ivanovic transcurría con un partido a su favor frente a Madison Keys, 6-4, 1-0, cuando se detuvo a su partido. De repente, se alertó de que su entrenador estaba indispuesto y no hubo más remedio que detener el encuentro para dar paso a la asistencia médica. Fue la segunda vez en tres días que fue interrumpido un partido de Ivanovic para un espectador necesitan ayuda, ya que anteriormente su disputa se retrasó media hora porque una mujer se cayó en las escaleras.

Esta vez, la finalista del 2008 no pudo llevarse el encuentro, ya que finalmente fue derrotada, perdiendo gran cantidad de juegos en el último momento, principalmente causado por una desmoralización después de todo lo ocurrido.

Por su parte, los organizadores del torneo en Australia no proporcionaron ninguna noticia o observación acerca de Sears o su estado.

Anuncios

Aunque el locutor del Open, Craig Willis, comentó en el Rod Laver Arena que Nigel Sears, el entrenador de Ivanovic y suegro de Murray tuvo su turno, con bastantes problemas como pudimos ver, pero esta estable en el hospital y dispone de un televisor para poder ver el encuentro, por tanto, se podría concluir que está bien.

Finalmente, después de todo lo ocurrido esperemos que todo quede en un susto, y se pueda concluir el Open de Australia con más sonrisas que lágrimas. #Tenis