Como si de un título se tratara. Así celebraron los aficionados de los Denver Nuggets la victoria de su equipo frente a los Golden State Warriors por 112-110. No es para menos y es que vencer a los actuales campeones de la NBA se ha convertido en una misión casi imposible para las 30 franquicias de la liga. Hasta el momento, tan solo Milwaukee Bucks y Dallas Mavericks habían probado el dulce sabor de la victoria frente a los Warriors. Ahora ese pequeño premio le corresponde también a unos Nuggets, que se apoyaron en un gran esfuerzo colectivo para apuntarse un triunfo que les acerca un poco más a los Playoffs.

Ya desde el primer minuto se vio que no iba a ser el día de los de la bahía y es que en los primeros compases se vio una gran falta de acierto exterior, además de que la baja de Drayomond Green iba a permitir al italiano Gallinari ser el mejor jugador de los de Denver.

Anuncios
Anuncios

El alero italiano se fue hasta los 28 puntos y sus penetraciones fueron una pesadilla para la defensa ‘warrior’ que únicamente podía pararle enviándolo a la línea de libres (hasta 19 tiros libres lanzó). La combinación de estos dos factores provocó que el cuadro local tomara las primeras ventajas en el marcador al término del primer cuarto (32-25). Pese a esta primera ventaja, en el segundo período las fuerzas se igualaron y el marcador al descanso reflejaba un igualado 55-54.

Fue en el tercer asalto cuando los locales se empezaron a creer que podían vencer a Curry y compañía ya que lograron irse al último período con una renta de 10 puntos. Parecía que los Warriors no se habían bajado del avión. El último cuarto tenía pinta de que iba a seguir por la misma línea del tercero y que los californianos iban a cosechar su tercera derrota sin plantar excesiva batalla.

Anuncios

No fue así. Stephen Curry decidió que era el momento de echarse el equipo a la espalda y que si había que morir, había que hacerlo con las botas puestas. Esto provocó que los últimos minutos de encuentro fueran de una auténtica belleza con ambos equipos asestándose golpes que inmediatamente eran devueltos por el rival. Pese a esto, los Warriors tuvieron un poco más de acierto, ante todo gracias a Curry y sus lanzamientos de 3. Esto provocó que a poco menos de 20 segundos para el final, los Warriors tuvieran posesión con dos puntos abajo.

El guion pudo ser muy distinto, sin embargo, lo que ocurrió en esa jugada fue un ejemplo de lo que se había visto en el encuentro. Gallinari, que no se caracteriza precisamente por ser un gran defensor, le robó el balón a Curry y se vistió de héroe para los de Colorado. A pesar de esta gran jugada que provocó que los Nuggets cogieran 4 puntos de ventaja, aún tuvieron que remar ya que gracias a un triple de Thompson y un falló en el tiro libre del propio Gallinari, los Warriors tuvieron posesión para llevarse el choque.

Anuncios

Pese a esto, el tiro de Klay no entró y el júbilo se apoderó de grada y jugadores por igual. Lo que acababan de lograr era digno de admirar, habían vencido al actual campeón, al equipo con el mejor arranque de la historia de la liga, y a la franquicia que quiere superar el récord de 72-10 de los Bulls de Michael Jordan.

Al margen de Gallinari, una de las claves del partido fueron los 21 puntos de un Will Barton que a estas alturas está colocado como máximo favorito para llevarse el título de mejor sexto hombre y que es una estrella en ciernes en la mejor liga de #Baloncesto del mundo.