Sin opción. No hay quien pare a Novak Djokovic. El serbio quiere cerrar el circulo en este último año soñado y hacerse otra vez con el título en el Open de Australia. Y no parece que nadie puede hacerle frente. Al otro lado, tenía a todo un ex número uno del mundo y campeón cuatro veces en suelo australiano, pero no fue suficiente. Nole derrotó sin contemplaciones al suizo Roger Federer por un marcador de 6-1/6-2/3-6 y 6-3 y alcanza de esta manera su sexta final. 

Se enfrentaban los dos tenistas en lo que bien podría haber sido una final anticipada. Sobraban las presentaciones entre los dos jugadores. El número 1 del mundo frente al número 3.

Anuncios
Anuncios

Un clásico del #Tenis actual con 44 enfrentamientos entre ambos y con 22 victorias para cada uno y que por si fuera poco sumaban 27 Grand Slams. Un total de 17 para el suizo y 10 para el serbio (a la espera de la final de este domingo). 

Salió a la pista el tenista serbio a llevar la iniciativa y a imponer su juego en la pista. Dos bolas de rotura y dos break le dieron la ventaja suficiente para hacerse con el primer set en apenas 22 minutos. No parecía haber salido aún de los vestuarios el suizo cuando llegó el segundo set. Djokovic con la velocidad crucero en su tenis seguía ofreciendo la sensación de una superioridad enorme. El helvético no conseguía hacer daño a su rival y acumulaba errores no forzados mientras que el Nole incomoda a Federer con cada golpe suyo.

Así, con dos sets abajo en menos de una hora de partido, Novak Djokovic tenía el partido totalmente encarrilado.

Anuncios

Tan sólo un despiste en algún juego podría dar algo de esperanza al partido, al público, que quería ver más tenis y sobre todo, a Federer que asistía impasible al recital del serbio. Y ese despiste llegó, en el sexto juego y tras cuatro bolas de break el suizo se colocó por delante en el marcador y se adjudicó el tercer set. 

El público rugía en busca de animar al genio suizo, pero lejos de intimidarse, Djokovic borró toda esa esperanza con su agresividad desde el fondo de la pista. Tampoco se lo acabo de creer Federer, que vio como Djokovic conseguía la victoria. Sólo Andy Murray o Milos Raonic que disputan la segunda semifinal del Open de Australia tienen la oportunidad de evitar que Djokovic se haga con su undécimo Grand Slam y de paso iguale en títulos a Roy Emerson como el jugador con mayor victorias en este torneo.