Si hay algo que los aficionados del Chelsea desean es un delantero que les asegure goles, y el dueño de los Blues, Roman Abramovich, parece haberlos escuchado. De hecho, el elegido ha sido Alexandre Pato, por el que, según informa The Daily Express, hay un acuerdo a punto de cerrarse.

El brasileño vería con buenos ojos debutar en la Premier League después de que su primera aventura europea, en la Serie A con el AC Milán, con el que parecía que se convertiría en uno de los mejores delanteros del mundo, acabase en desastre. La negociación entre Corinthians, club al que pertenece Pato, y Chelsea estaría a punto de cerrarse, y apenas faltarían unos flecos para que se haga oficial.

Anuncios
Anuncios

El club londinense desembolsaría cerca de 10 millones de libras (algo más de 13 millones de euros) por el delantero de 26 años que actualmente milita en el São Paulo como cedido, aunque no se descarta una cesión debido a que el jugador no tiene experiencia en Inglaterra.

El ataque del Chelsea ha sido una de los principales motivos que han provocado el desastroso inicio de temporada, que se saldó con el despido del ídolo blue José Mourinho, sustituído por Guus Hiddink. Diego Costa no ha rendido como la pasada temporada, mientras que Loic Remy ha estado en muy baja forma y Radamel Falcao, actualmente lesionado, ha demostrado no levantar cabeza desde que dejase el Atlético de Madrid.Por lo tanto, Guus Hiddink está desesperado por reforzar el ataque del Chelsea en los días que quedan de mercado invernal, y Pato parece que se adecúa al perfil que busca.

Anuncios

El brasileño fue, en su momento, uno de los jóvenes con más proyección del mundo, y apenas necesitó dos temporadas con el Internacional de Porto Alegre para que el Milán lo fichase por 22 millones de euros. Allí empezó demostrando que efectivamente, podía rendir como una gran estrella pese a su juventud, y mantuvo la titularidad en el equipo rossoneri con compañeros como Ronaldinho, David Beckham o Kaká. En 4 temporadas sumó 62 goles, y estuvo cerca de fichar por Real Madrid (que ofreció 40 millones de euros por él), Barcelona (que intentó cambiarlo por Zlatan Ibrahimovic) y Chelsea.

Sin embargo, en sus últimas temporadas con el Milán su rendimiento bajó considerablemente, participando en 15 encuentros y anotando un solo gol liguero en dos años, lo que le llevó a volver a Brasil. Allí, en Corinthians y São Paulo, fue recuperando la forma poco a poco y llegó a estar en la agenda del Barça, hasta que la historia se repite, y a día de hoy está a punto de volver a iniciar una aventura en Europa. #Fútbol #Champions League