Se antojaba una excelente tarde de #Fútbol en el penúltimo día del año, cosa extraña en España, no con poca polémica. Día laboral, y encuentros a media tarde, mala conbinación para cualquier persona empleada.

En el Santiago Bernabéu se disputaba un partido más que clave para la supervivencia de Rafa Benítez en el banquillo blanco y contra la Real Sociedad. Aquel verdugo que casi le corta la cabeza a Luis Enrique hace casi un año. Comenzó el partido con un asequible dominio de la Real, hasta que González González, el colegiado concedió un penalti que solo vio él. Cristiano se decidió como lanzador del penalti y lo erró. Parecía que ese “error” del colegiado no iba a tener transcendencia alguna en el partido, pero de nuevo pocos minutos mas tarde González González se sacó de la manga otro penalti más que discutible, este si entró.

Anuncios
Anuncios

Para mayor dificultad para la Real, Pepe cometió otros dos penaltis pero estos dentro del área del Real Madrid que no fuero pitados.

Por otro lado, ya con la noche caída, en otro estadio ilustre, el Camp Nou el Fútbol Club Barcelona se enfrentaba contra un Real Betis modesto, pero con una cantidad notable de puntos.

Los primero 25 minutos del primer tiempo estuvieron muy disputados, con dominio blaugrana pero sin posibilidad de causar peligro a la portería de Adán. Y fue ese mismo Adán el que tras un centro de Busquets hacia Messi, el que realizó una salida de puños impecable, pero chocó con Leo después de haber despejado el balón, una jugada insignificante a priori, pero el colegiado pitó penalti, solo lo vio él. Neymar se decidió a disparar, resbaló al disparar y tocó con ambos pies el balón cosa ilegal, el balón chocó contra el larguero y el rechace lo metió en su propia portería Westerman, central del Betis, tras una falta de Rakitiç, que le provocó una lesión.

Anuncios

Hecho que provocó que incluso los aficionados del Fútbol Club Barcelona recriminasen al árbitro sus decisiones, no dejó contento a nadie según parece. Pero mucho menos a el "resto" de equipos.

Así queda la imagen de los árbitros antes de finalizar 2015, una imagen que parece que solo favorece a los grandes, a los innombrables para algunos. Hay unas normas para Real Madrid y Barcelona, y otras para el resto de equipos.