La pasada madrugada en la NBA deparó un partido para el recuerdo entre los Bulls y los Pistons, un partido que nos llevó a los lejanos 80, donde los marcadores se disparaban por las nubes dejando de lado la defensa. Nunca los Pistons en sus más de 60 años de historia se habían encontrado con un partido como el de anoche, un partido decidido tras cuatro extenuantes prórrogas y con un protagonista principal, Andre Drummond, posiblemente el mejor pívot de la NBA en estos momentos. El jugador de Mount Vernon desencadenó una tormenta en las zonas del United Center para guiar a su equipo a la victoria, 147-144 ante los Bulls de un buen Pau Gasol.

Tras un primer tiempo muy parejo y con escasas diferencias entre ambos equipos, la tormenta empezó a desencadenarse en la reanudación, cuando Chicago empezó a cobrar rentas cercanas a los 10 puntos.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, Detroit no tiró la toalla y, bien dirigido por Jackson, más la fuerza interior de Drummond, llevó el partido igualado a los últimos compases del choque. Fue Drummond quien, con una canasta ante la oposición de Gasol, puso el empate a 105 a pocos segundos del final. Derrick Rose fue quien, con un tiró desde seis metros, tuvo la oportunidad de dar la victoria a los locales, pero erró.

En la primera prórroga, fue Detroit quien llevó el mando, pero Pau Gasol apareció a 4 segundos del final para anotar una fácil canasta y dejar un nuevo empate a 116. Los esfuerzos de Jimmy Butler (43 puntos al final del encuentro), fueron baldíos en la segunda prórroga ante un triple escorado de Caldwell-Pope que mandó el partido al tercer tiempo extra (123-123). Para entonces, la fatiga y las eliminaciones por personales hacían mella en ambos equipos en lo que ya era un partido épico.

Anuncios

Los aficionados se lo pasaban bomba en la grada y en sus hogares delante del televisor.

Pau pudo haberse convertido en el héroe de la noche si hubiese anotado un triple desde la esquina a escasos segundos del término de la tercera prórroga, pero no entró, y el testigo pasó a Reggie Jackson, quien tampoco pudo dar la victoria a los visitantes con una suspensión sobre la bocina. Detroit llevaría el mando en el último acto, pero un inconmensurable Butler, dio una última oportunidad a los Bulls. Su triple, con la mano del defensor en la cara, no encontraría la red en lo que era el final de una obra majestuosa del #Baloncesto, una gozada para el espectador y un suplicio para los jugadores, quienes enfilarían el camino a los vestuarios tras casi tres horas y media de partido.

Los 33 puntos y 21 rebotes del "0" de Detroit, más los 31 puntos y 13 asistencias de Jackson, superaron el excelente partido de Jimmy Butler (43 puntos), los 34 puntos de Rose y los 30 puntos y 15 rebotes de Pau Gasol.

Anuncios

Por su parte, Mirotic, quien ha perdido la titularidad en estos Bulls desde hace unas semanas, se quedó en 5 puntos y 5 rebotes.

Chicago queda ahora con un balance de 15-9, terceros en el Este, pero con las mismas dudas que generaron la temporada pasada, dejando escapar bastantes victorias en su cancha del United Center. En esa misma Conferencia Este, los Pistons ocupan la última posición que da acceso a playoffs con un balance de 16-12, habiendo ganado 7 de sus últimos 10 encuentros. Su presencia en ellos, dependerá en gran medida del nivel de aquí a final de temporada de Andre Drummond. #Estados Unidos #Mas deportes