BUCKS 112-121 WARRIORS (36-33/34-25/23-27/19-36)

Los Milwaukee Bucks (MB) a punto estuvieron de confirmarse hoy como la bestia negra de los Golden State Warriors (GSW) al dominar el partido y poner a los californianos contra las cuerdas hasta los últimos minutos. Pero esta noche había sed de venganza en el Oracle Arena y Stephen Curry y los suyos consiguieron enlazar la trigésima victoria consecutiva en casa por 112-121.

Stephen Curry (26P 10R 9A 2Ro 6Pé) empezó el encuentro con un triple que le permitió alcanzar la escandalosa cifra de 100 partidos consecutivos anotando como mínimo un lanzamiento de tres puntos. Pero los MB no estaban dispuestos a conceder una plácida victoria a los californianos y los 13 primeros puntos de un fantástico Michael Carter-Williams (24P 5R 4A) y los 10 de Khris Middleton (16P 2R 4A) dieron la ventaja a los de Wisconsin.

Anuncios
Anuncios

Además, los pupilos de Jason Kidd volvieron a hacer gala de su mejor versión, jugando con inteligencia e intensidad, y rentabilizando los puntos en la pintura de Miles Plumlee (13P 7R 3T) al aprovechar la acumulación de faltas de los interiores más importantes de los GSW.

En el segundo cuarto, únicamente Klay Thompson (27P 3R 2A 3T) estuvo afinado en el lanzamiento por los de Oakland, mientras que los MB en general se mostraron sumamente efectivos en cada ataque, destacando especialmente el acierto y el ímpetu de jugadores como Giannis Antetokounmpo (20P 6R 4A) y Jabari Parker (14P 2R). Con el resto de estadísticas bastante similares, el 60% en tiros de campo de los de Wisconsin frente al 45% de los GSW fue determinante para que los MB lideraran el marcador a la media parte (70-58).

A la vuelta del descanso, los californianos acortaron distancias (81-79) gracias a los triples de un oportuno Brandon Rush (10P 5R 2A), quien sigue acrecentando su confianza al jugar minutos importantes por la baja de Harrison Barnes.

Anuncios

Pero de nuevo el bajo acierto en el lanzamiento impidió a los GSW avanzarse en el electrónico, hecho que aprovecharon Carter-Williams, Parker y Greg Monroe (10P 13R 7A) para mantener al equipo de Wisconsin con opciones de volver a dar la sorpresa (93-85) en el último cuarto. En realidad, las mantuvieron hasta a los últimos ocho minutos del partido (100-89).

Pero entonces apareció la garra del genial Draymond Green (21P 9R 8A) para anotar 8 puntos consecutivos y un gran Festus Ezeli (14P 10R) hundía la pelota para poner a los GSW por delante en el marcador (102-103) por primera vez desde el 0-3. Por fin los californianos conseguían cerrar bien sus líneas defensivas y subir su agresividad, ahogando a los ágiles hombres de los MB que hasta entonces habían castigado todas sus incursiones hacia la pintura y bajando su porcentaje de acierto hasta el 46%.

Anuncios

Así pues, encontrada la solución en defensa, los Splash Brothers remataron la faena en los tiros libres y finalmente la victoria permaneció en casa (112-121).

A pesar de la derrota, los Milwaukee Bucks (10-18) se han destapado como el único equipo hasta el momento capaz de vencer y plantar cara a los vigentes campeones de la NBA, siendo no obstante la regularidad su talón de Aquiles. Los Golden State Warriors (26-1), en cambio, con la victoria de hoy se sacan la espinita ante los de Wisconsin y esperan ya el próximo miércoles 23 la visita de los Utah Jazz, otro hueso duro de roer al que ya vencieron 106-103 esta temporada. #Baloncesto