La Supercopa de Mauritania de #Fútbol 2015, entre el campeón de Liga y de Copa, fue una versión de dicha competición africana que, sin duda, quedará en la historia por un hecho que nadie se esperaba. Transcurría el minuto 63' de partido entre el FC Tevragh Zeina y el ASC Ksar, con un empate parcial a 1 gol, cuando de repente el presidente de Mauritania, Mohamed uld Abdel Aziz, le dio la orden al árbitro central de acabar el juego en ese preciso momento, y que la Copa en juego se decidiera por los tiros desde el punto penal. ¿Por qué habría hecho eso? Por aburrimiento, sin olvidar también la apretada agenda que manejaba el mandatario aquel día, mismo en el cual se celebraban los 55 años de la independencia del país.

Anuncios
Anuncios

En un comunicado posterior, la Federación de Fútbol de Mauritania, por medio de su presidente Ahmed uld Yahya, reconoció el hecho, y refutó lo siguiente: ''Entablamos una conversación con el presidente y los entrenadores de los dos clubes, los cuales igualaban 1-1 en el minuto 60. Entonces, fue cuando decidimos parar el partido en ese instante y definir el ganador por penales''. El hecho fue fácilmente aceptado por entrenadores y jugadores, puesto que nada en ese momento era más importante para ellos que ser felicitados por el presidente de la nación.

El directivo de la Federación, cuando fue a dar sus declaraciones, argumentó que la decisión también fue influenciada debido a que el partido dio inicio unos minutos después de la hora asignada. También, exclamó que el estadio no contaba con iluminación artificial, por lo cual debían actuar rápido antes que el anochecer dificultara la visión del campo de juego.

Anuncios

Finalizando, el directivo de la Federación, Ahmed uld Yahya, centró su importancia fuera de dicho incidente, pues él lo consideró como un acto que no se pasó por alto los códigos deportivos, puesto que desde el punto de vista jurídico, no es un partido oficial.

El FC Tevragh Zeina se consagraría posteriormente como campeón de la Supercopa de Mauritania, tras vencer a su rival desde el punto blanco del penal.