Históricamente se ha tachado, por parte de los medios de comunicación, a la afición del Valencia Club de Fútbol de arrogante, pesimista y exigente. De verdad la afición del #Valencia es tan mala como se ha caricaturizado? La afición del Valencia, si es una afición exigente con su equipo y exige resultados, porque tiene equipo, patrimonio, estadio, nombre y ciudad para exigir resultados al equipo, pero no resultados buenos, sino que este entre los grandes equipos de Europa, como ha acostumbrado a hacer en la primera década del siglo XXI y en la última del XX. La afición del Valencia no es pesimista ni arrogante, pero está harta de que el club esté en manos de sinvergüenzas y se tomen decisiones pensando únicamente en los intereses económicos de los responsables de la entidad, la afición está cansada de ver fichajes incomprensibles, de amiguismos dentro del club, de 'enchufismos' y se 'sinvergüencerias'.

Anuncios
Anuncios

La afición del Valencia exige resultados, porque para eso paga su abono de temporada, que durante años ha estado entre los abonos más caros de España, el aficionado exige que las decisiones se tomen estrictamente por decisiones deportivas y no por convenciones propias.

El aficionado del Valencia ha tenido que aguantar 14 años de el señor Manuel Llorente dentro de la cúpula del Valencia, ha tenido que aguantar un gestión por parte de Juan Soler que casi lleva a la ruina al valencianismo, está superando la compra del club por parte de un inversor extrangero, que por el momento se ha cargado en este año y poco que lleva, a las únicas personas que miraban por el resultado deportivo del Valencia (Salvo y Rufete) por tener a Mendes y a Nuno, que ya hemos visto que ha sido un total fracaso.

Anuncios

La afición del Valencia es una de las que menos necesita para ilusionarse, la afición del Valencia apoyó en la temporada 2007/2008 en una final de copa pese a que el equipo estaba casi en puestos de descenso, la afición del Valencia nunca falla en un gran evento, pero los aficionados quieren que su apoyo le sea correspondido, y por lo menos desde la marcha de Rafael Benítez en 2005 el Valencia no ha tenido la respuesta adecuada, por los directivos del valencianismo. 

El Valencia afronta una nueva etapa, esperemos que de esta manera al aficionado del Valencia se le sea devuelta la ilusión con la que a principio de temporada compra su abono y se cumplan los objetivos del Club que no son otros que estar en lo más alto de las competiciones europeas.  #Liga #Mas deportes