La ocasión de oro del Madrid para recortar puntos con el primer clasificado (no muchas veces el Barcelona se dejará dos puntos en su estadio) terminó en drama, con una derrota inesperada en El Madrigal.

Nada más arrancar el partido, el primero en golpear fue el ‘submarino amarillo’, que aprovechó la pasividad incomprensible de un Madrid que cuando saltó al campo ya sabía que seguiría en el tercer puesto tras la victoria del Atlético de Madrid, pero también era consciente que un triunfo le dejaría a sólo dos puntos del Barça.

Pero ni siquiera el aviso en forma de palo de Jonathan dos Santos a los tres minutos terminó por espabilar a los blancos, que en el minuto 8 encajaron un gol de la manera más inesperada: tras una pérdida de Modric en la frontal.

Anuncios
Anuncios

El esférico acabó en los pies de Bakambu, que la cedió rápidamente a un Soldado que batió a Keylor Navas por debajo de las piernas.

Los de Rafa Benítez intentaron reaccionar al marcador adverso con combinaciones rápidas en la zona de tres cuartos, buscando las subidas constantes de Marcelo y Danilo por los laterales. La intención era buena, pero la ejecución nula: Aréola no tocó un balón en la primera mitad.

Arriba, el tridente de la BBC no carburaba: Cristiano y Bale se intercambiaban las posiciones de manera constante, mientras Benzema apenas tocaba balón. Y mientras la delantera merengue no funcionaba, la defensa era un auténtico drama. Bakambu estuvo a punto de hacer sangre de la lamentable actitud de Pepe y de Ramos, pero su disparo se marchó cruzado.

El delantero congoleño, una de las grandes revelaciones de esta temporada, dispuso de su tercera ocasión clara a la media vuelta, pero disparó alto.Llegó el descanso y estaba claro que el equipo blanco necesitaba cambiar el ‘chip’ con urgencia si no quería descolgarse de nuevo de la Liga en diciembre.

Anuncios

Benítez optó por mantener el mismo once, que ayer presentaba la novedad de Casemiro en sustitución de Kroos.

El primero en intentar algo fue Cristiano, con un disparo a los 40 segundos de la reanudación que se fue arriba. Pero fue Benzema el que protagonizó las dos ocasiones más claras, primero con una violenta volea que se marchó por poco y luego con un remate al primer palo que se fue alto cuando lo tenía todo a su favor. Antes, Undiano Mallenco se comió un claro penalti de Mussachio sobre Cristiano.

La respuesta del Villarreal fue un trallazo desde 25 metros de Soldado que obligó a Keylor a lucirse. Estaba claro que la segunda mitad había empezado mucho más intensa. Hubo momentos en los que el esférico merodeó el área de los locales durante dos minutos.

Modric había cogido el timón y Marcelo se convertía en un tormento para la zaga amarilla. El Madrid trabajaba a contrarreloj para corregir el ridículo del primer tiempo. Aréola pasó apuros para despejar un remate de un Bale cada vez más activo.

Anuncios

Las réplicas del equipo de Marcelino las protagonizaba un Bakambu cuya potencia era suficiente como para obligar a los centrales del Madrid a replegar.

Benzema perdonó un remate de cabeza completamente solo, cuando todavía había tiempo para intentar darle la vuelta a la situación. Rafa Benítez esperó hasta el minuto 77 para realizar los primeros cambios, dando entrada a Isco y a Kovacic.

Los blancos terminaron demasiado cansados de la salida en tromba de la segunda parte.El esfuerzo blanco terminó pagándose caro con otra lesión de Marcelo; el colofón a una noche para olvidar en la que el Madrid demostró una vez más que parece no querer ir a por esta Liga. #Real Madrid #Fútbol