El Atleti visitaba el Estadio Da Luz de Lisboa con la necesidad de ganar para obtener el primer puesto del grupo C, y lo hizo con nota, a pesar de que acabó pidiendo la hora en los minutos finales. Ante la preocupante falta de gol de los delanteros, Simeone volvió a incluir a Vietto en el once inicial y el resultado fue inmejorable, gol y asistencia para el argentino. Ante la ausencia de Tiago, Saúl fue de nuevo titular en el centro del campo.

Conscientes de lo que estaba en juego, los rojiblancos salieron al campo a morder con una intensa presión adelantada que avisaba que el Atleti no había viajado a Lisboa a especular.

Anuncios
Anuncios

En los primeros compases del partido el equipo luso tenía el balón, pero era un dominio estéril, a excepción de varias internadas con peligro de Nico Gaitán, el hombre con más calidad de los locales y que ha sonado en varias ocasiones para el Atleti.

 Poco a poco el Atlético se fue adueñando del partido y empezó a crear ocasiones, con dos tiros lejanos de Gabi y Saúl que obligaron a Julio César a estirarse. En el minuto 33 Griezmann encontró a Vietto con un genial pase con el exterior, y el argentino asistió a Saúl para que el canterano hiciese el 0-1 con el que el partido se iría al descanso.

Los lisboetas necesitaban reaccionar tras el descanso, y Rui Vitória hizo saltar al campo a Mitroglou, que estuvo a punto de marcar en la primera jugada de la segunda parte. Sin embargo el Atleti pondría más tierra de por medio cuando Koke y Carrasco se asociaron en la banda izquierda y el belga puso un centro raso medido que Vietto remató a la red para redondear su gran partido.

Anuncios

El partido parecía totalmente controlado y Simeone dio entrada a Torres y Óliver, sustituyendo a Vietto y Carrasco, también pensando en el importante partido de Liga del próximo domingo frente al Athletic.

Sufriendo en los minutos finales

El ex-atlético Raúl Jiménez salió en el minuto 15 de la segunda parte y la entrada del mexicano provocó la mejoría del Benfica que pondría en apuros a un Atleti que hasta entonces había sufrido poco gracias a la gran labor de Godín y sobre todo Savic, que había dejado a José María Giménez en el banquillo. Raúl Jiménez encontró a Mitroglou dentro del área, y tras una buena maniobra, el griego ajustó su disparo al poste y hacía el 1-2. El gol metió el miedo en el cuerpo a los de Simeone, y se intensificó poco después cuando un remate de cabeza de Jiménez que hubiese significado el empate se fue por muy poco. El Atleti acabó el partido encerrado en su campo y resurgían los fantasmas de la final de Champions contra el Madrid, pero esta vez no hubo gol en los instantes finales y los colchoneros se llevaron la victoria y el primer puesto del grupo. #Fútbol #Champions League #Deportes Madrid