Dicha gala estuvo marcada, como era de esperar, por la victoria de “los de siempre”: Real Madrid y Barcelona, quienes están acostumbrados a conseguir la Liga, la Champions, la Supercopa y como no podía ser menos, los premios, que giran en torno a ello. Tras esta obviedad que sabríamos que pasaría, desconocemos si todos los asistentes al evento se sorprenderían tanto en directo, tras los galardones de las ya conocidas nominaciones, como los amantes de este deporte quienes quedaron atónitos desde sus casas.

Leo Messi, condecorado como mejor jugador y delantero, hecho que demuestra que era la figura más importante de dicha gala, por encima de todos sus compañeros, resulta que no era el mejor jugador americano, galardón que se llevó Neymar.

Anuncios
Anuncios

Incongruencia sí, pero encontramos más, como el vídeo que precedía a que Bravo se llevase el premio a mejor portero, en el que se mostraban fallos de varios guardametas. Tras aquello, Claudio espetó: "Lo que vimos, (…) no es nuestra realidad; no nos retrata como somos dentro de un campo".

Cristiano Ronaldo, tras una temporada en blanco de su equipo, no podía irse con las manos vacías. Asique se inventaron un nuevo premio, “Jugador cinco estrellas de la aficción” el cual ganó. Las malas lenguas dicen que el madridista Tebas, presidente de la liga no quería dejarle sin nada. Aún así, no llegamos a ver la alegría en su rostro, ya que el portugués se ausentó, al igual que Luis Enrique, quién sería el mejor entrenador de la temporada tras conseguir los tres títulos, el cual estaría preparando con muchas ansias a las diez de la noche, el partido de Copa del Rey del miércoles contra el Villanovense.

Anuncios

Lo que sí que no fue llamativo fue que el equipo colchonero no consiguiera ningún galardón. Si cuando se alzan con la liga, únicamente les reconocen el mérito a su entrenador, ésta vez que se quedaron a cero en títulos, serían aún más invisibles. Para evitar habladurías habría que nominar a alguien, qué mejor que al mayor goleador del Atlético, Antoine Griezmann, pero no como mejor delantero como sería lógico, sino como mejor centrocampista. Premio que por cierto, tampoco ganó, como también era de esperar.

Una ceremonia, que pesar de su corta duración, nos dejó otros momentazos: discursos de poca efusividad por parte de los premiados, el cabreo de aficionados tras las victorias de James y Ramos, una bella presentadora que se cambió tres veces de vestido, y una alfombra roja por donde todos pudieron desfilar. Ah sí, y un estupendo Leo Harlem que con sus monólogos que fue quién más destacó.

  #Real Madrid #FC Barcelona #Fútbol