Hasta ahora creíamos que los árbitros asistentes estaban expuestos a casi todo durante los partidos de #Fútbol, y más en los de categorías amateur, donde la protección que tienen es menor. Pero estábamos equivocados; los asistentes (en este caso la asistente) están expuestos a absolutamente todo.

El último caso es de lo más demente que se ha visto nunca. En #Granada, el CD Abes y el Gabia CF disputaban un encuentro de la Segunda División Andaluza. El loco, jugador de otro club regional andaluz, aunque no del mismo grupo que los que estaban jugando, "Entra al terreno de juego y se acerca al asistente número 1 y le intenta dar con su pene a la mano, sacándoselo previamente", según el acta del árbitro del partido.

Anuncios
Anuncios

Se sabe que el protagonista de la acción es de otro equipo porque el mismo árbitro le conocía de haberlo arbitrado en ocasiones anteriores, por lo que está claro que no hay lugar a la equivocación a la hora de reconocerlo.

Es por esto que la duda es evidente. ¿Qué tipo de sanción tiene que sufrir el autor de un hecho así? Lo que está claro es que de alguna manera habrá que actuar. Y parece una tontería, pero el hecho de que la acción aparezca en el acta puede resultar muy relevante para determinar cómo se castiga al infractor.

Por otro lado, el partido acabó 3-2, pero destacó por otra cosa además del estrambótico intento de agresión con el miembro viril. Y es que, previamente, el Abes vio una tarjeta verde. Se trata del invento que se sacó de la manga la FIFA, con el que intenta premiar los actos de 'Fair Play'.

Anuncios

De momento se hace la prueba en categorías regionales (en otros países ya se prueba incluso con profesionales), y por lo que se ve sí se usan.

El caso es que el Abes marcó mientras sus rivales esperaban que les devolvieran el balón. Sin embargo, tras esa equivocación rectificaron sabiamente y se metieron un gol en propia puerta en la jugada siguiente. Por este motivo, el conjunto granadino sé llevó el reciente premio simbólico. Ojalá se repitan gestos así con más frecuencia, y que cosas como el intento de agresión con el pene queden en anécdotas que rozan lo cómico. #Mas deportes