La etapa de Nuno Espirito Santo como entrenador del #Valencia CF llega a su fin. Tras poco más de una temporada y medio al mando de la nave valencianista, el entrenador portugués se marcha tras un muy mal arranque en su segunda temporada, donde los malos resultados y el mal ambiente generado entre los aficionados de Mestalla, parecen ser los motivos de su decisión final.

Esta última semana ha sido convulsa. Toda la temporada del Valencia lo lleva siendo. Desde el inicio, allá por el mes de agosto, la salida del club de Amadeo Salvo y Rufete como Director Deprortivo le hicieron daño a Nuno, ya que se quedó como la única cabeza visible al frente de la planificación deportiva del equipo. Una planificación consensuada con su agente, Jorge Mendes, y por el propietario del club, el singapurense Peter Lim.

Anuncios
Anuncios

En este punto, los aficionados ya culparon al técnico portugués y la buena sintonía que se consiguió la temporada pasada empezaba a evaporarse a las primeras de cambio.

La clasificación a la fase de grupos de la Liga de Campeones tras superar al Mónaco en la ronda previa calmó los ánimos de los valencianistas, que vieron como su equipo no daba las mismas muestras de superioridad y de carácter competitivo que en la temporada anterior. Eso, sumado a unos resultados muy negativos, provocaron los primeros gritos en contra del entrenador por parte de la grada. La relación parecía estar prácticamente rota.

El episodio entre Nuno y el ex internacional español Álvaro Negredo fue la gota que colmó el vaso entre los aficionados, que nunca llegaron a entender la desaparición de las convocatorias del delantero vallecano. El divorcio entre la grada y el entrenador era evidente, ya que ni tan solo las victorias calmaban los ánimos.

Anuncios

Esta última semana, además, la derrota en San Petersburgo que deja muy complicado el pase a octavos de final de la Liga de Campeones, y la derrota este domingo ante el Sevilla que lo sitúa lejos del objetivo Champions, han sido los detonantes para que Nuno haya tomado la decisión de abandonar el puesto de entrenador del club blanquinegro.

La decisión parece que fue comunicada al propietario Peter Lim el domingo por la mañana, horas antes del partido disputado en el Sánchez Pizjuán. Aunque el dueño singapurense trató de convencerlo, el mal ambiente de trabajo generado, la falta de conexión con la grada y la pérdida de confianza por parte de los jugadores, obligaron a Peter Lim a aceptar la dimisión de Nuno como responsable del primer equipo.

Fue el propio Nuno el que confirmó la noticia en la rueda de prensa tras el partido ante el Sevilla. El Valencia trabaja desde ya en buscar sustituto para afrontar el resto de la temporada en busca de los objetivos marcados por el club a principios de la temporada. #Fútbol