"Lo que es bueno hoy quizás no lo sea mañana" dijo Celia Cruz porque la vida da muchas vueltas. Michael Phelps, el deportista con más medallas olímpicas de la historia lo demostró una vez más. El nadador confesó que, tras haber sido arrestado por conducir ebrio, ya no tenía ganas de vivir. Después de haber tocado los anillos olímpicos, tocaba fondo. Igual que muchos deportistas que brillaron, el nadador tuvo que afrontar un momento muy oscuro en su vida personal, fue suspendido y entró en rehabilitación.

Nadie es intocable, nadie es perfecto. Igual que muchas figuras que vivieron lo peor después de haber vivido lo mejor de su vida.

Anuncios
Anuncios

Igual que Ian Thorpe, el héroe australiano. Igual que Oscar Pistorius, el sudafricano que era admirado y respetado. Pero Phelps supo levantarse para ser mucho más fuerte. Suelen decir que "lo bueno de tocar fondo es que a partir de ese momento solo se puede ir hacia arriba" y él, lo hizo a lo grande. Porque al final, no hay nadie como Michael Phelps y Michael Phelps no es como nadie.

Este año, en agosto, tras los mundiales de Kazán, Phelps ha vuelto a la competición. En los 100 y 200 metros mariposa, "MP" ha nadado más rápido que los ganadores en Rusia (Chad Le Clos y Laszlo Cseh), dándose el lujo de firmar las mejores marcas mundiales en estas dos pruebas. Phelps calló bocas como la de Chad Le Clos. Después de su oro mundial, el sudafricano había dicho que había realizado un tiempo que Phelps no había conseguido desde cuatro años.

Anuncios

Phelps le hizó callar, nadando mucho más rápido que él. Si Phelps hubiera nadado en Kazán, hubiera sido campeón una vez más.

Si el americano gana oros en los próximos Juegos Olímpicos, se convirtierá aún más en leyenda viva. Será el mejor nadador de todos los tiempos. Será el mejor deportista de todos los tiempos. Será un hombre con una fuerza mental tremenda.

Phelps es una leyenda del deporte mundial. Todos lo sabemos. Phelps quiso morir. Nos hemos enterado hoy. Phelps cayó pero Phelps renació de sus cenizas. La vida da muchas vueltas. No importa cuantas veces caes, lo más importante es levantarse. Phelps cayó porque era humano, se levantó porque es un campeón. #Mas deportes