LAL 77 - 111 GSW (11-30/ 27-24/ 17-35/ 22-22) 

La noche del 23 de noviembre pasó a ser una fecha señalada para los Golden State Warriors (GSW) y para todo el mundo amante del #Baloncesto. Después de vapulear a Los Ángeles Lakers (LAL) por 77-111, los de Oakland consiguieron superar el número de victorias consecutivas en un arranque de temporada de la NBA (15-0), un registro que nadie nunca antes había podido batir. Con la de ayer, los GSW inscriben para la posteridad el balance de 16 victorias y 0 derrotas. Y aún pueden ser más.

A medida que los partidos se van sucediendo, los adjetivos para calificar este grupo van agotándose.

Anuncios
Anuncios

Cierto es que el dicho común es que las estadísticas están para romperlas, pero también lo es que los GSW lo hacen jugando a las mil maravillas. Y cuando se produce dicha conjunción, los equipos pasan a ser idealizados, pasan a ser una referencia para los tiempos y los jugadores venideros. En su día fueron los Boston Celtics de Larry Bird, los propios Ángeles Lakers de "Magic" Johnson o los míticos Chicago Bulls de Michael Jordan. Pero hoy ese espacio reservado para los mejores lo ocupan los Golden State Warriors de Stephen Curry.

Así pues, esta noche los GSW tuvieron el placer y el aliciente de poder escribir la historia ante su propio público, una marea amarilla entregada a la misma causa. Los de Los Ángeles, que llegaban con un paupérrimo balance (2-11), fueron un juguete a manos de los GSW durante los doce primeros minutos y firmaron el peor cuarto de todos los equipos de la NBA esta temporada con sólo once puntos (11-30).

Anuncios

El genial Draymond Green (18P 7R 5A) y Harrison Barnes (8P 2R) destrozaron a los angelinos. 

En el siguiente cuarto los locales parecieron acordar un pacto de no agresión y la segunda unidad de los Warriors se limitó a responder los buenos minutos de Lou Williams (10P), D'Angelo Russell (8P 4R 2A) y Julius Randle (10P 6R). Entre ambos sumaron veinte puntos que redujeron la diferencia (+22) hasta el 38-54 del ecuador del partido.

A la vuelta del descanso se evidenció el nacimiento y madurez de una estrella y el ocaso de otra. Por un lado, el vigente MVP Stephen Curry (24P 4R 9A 2Ro) aniquiló con catorce puntos y alguna que otra virguería a LAL, mientras que por el otro Kobe Bryant (4P 6R 2A 2Ro) siguió despidiéndose de otra cancha de baloncesto con porcentajes de tiro muy pobres (1/14), a años luz de lo que fue. Tampoco estuvo nada fino hoy Klay Thompson (11P 3R 2A) con un irrisorio 3/12 en tiros de campo, tal vez la única nota relativamente negativa de la noche para los GSW.

Anuncios

Ambos conjuntos reservaron a sus titulares en el último cuarto (55-89) y el exazulgrana Marcelinho Huertas (7P 2A) pudo disputar sus primeros minutos en el partido. Su compatriota Leandro Barbosa (13P 3Ro) tuvo una actuación más destacada, liderando a los GSW hasta los 41 puntos de ventaja (65-106). El partido ya estaba sentenciado y, lo más importante, la historia ya estaba escrita.

De este modo, los GSW consiguieron ya cumplir con lo más difícil (16-0) y ahora únicamente les queda mantener la motivación para seguir sumando victorias y fijar un nuevo récord de partidos ganados consecutivos lo más alto posible. Probablemente, el próximo cómplice serán los Phoenix Suns el próximo viernes 27. LAL, en cambio, volverán a enfrentarse ante los Portland Trail Blazers el sábado 28, equipo ante el cual ya perdieron tres días atrás por 93-107.