GSW 118 - 105 DN (34-23/20-25/27-21/27-26)

Los Golden State Warriors (GSW) derrotaron a los Denver Nuggets (DN) 118-105 e igualaron el mejor arranque histórico de la NBA al sumar su decimoquinto triunfo consecutivo. De este modo, en la próxima jornada ante Los Ángeles Lakers los de Oakland tendrán en sus manos inscribir su nombre en lo más alto y alcanzar cotas jamás vistas desde que se iniciara dicha competición.

El mérito de los GSW no es fruto del azar: no solo ganan, sino que también saben jugar bien. Es una conjunción óptima entre el baloncesto en equipo europeo, junto con la capacidad atlética y física más característica de la liga americana.

Anuncios
Anuncios

Y eso, para el amante de este deporte, sabe a gloria. Los GSW son un verdadero equipo. Obviamente ese mesías del básquet llamado Stephen Curry, que hoy por primera vez en toda la temporada anotó menos de veinte puntos, es un regalo tanto para su equipo como para cualquier aficionado. Tiene una calidad excepcional, como tantos otros han habido a lo largo de la historia de la NBA. Pero ese killer de mirada angelical tiene un séquito que no se queda atrás en cuestión de calidad. Todos aportan. Y es que Klay Thompson, Draymond Green, Harrison Barnes, Andre Iguodala, Andrew Bogut, Festus Ezeli y el resto hacen de estos GSW uno de los mejores equipos de #Baloncesto de la historia. Tienen un juego alegre, rápido, solidario (hoy anotaron los doce jugadores y sumaron 35 asistencias) y sorprendentemente efectivo (52.8% en tiros de campo, incluido un 15-29 (51.7%) en triples), materializando aquella máxima de hacer fácil lo difícil. Un verdadero placer.

Anuncios

El partido de hoy ante los DN tuvo poca historia y los GSW ganaron a medio gas. Bogut (8P 6R) y el genial y versátil Green (13P 7R 4A) se divirtieron ya de inicio, con Curry (19P 4R 7A 3Ro) haciendo alguna que otra diablura de las suyas. Por los de Denver, la garra de Gallinari (19P 6R 2A), que fue a menos durante el partido, evitó que la diferencia fuera aún mayor en el primer cuarto (34-23).

El ritmo relajado del encuentro, sobretodo en la faceta defensiva, permitió a los DN remontar en varias ocasiones, especialmente por las grandes actuaciones esta noche de Will Barton (19P 6R 3A) y Darrell Arthur (21P 8R), gracias a las cuales los de Denver se pusieron por delante en el marcador a dos minutos de la media parte (50-51). Tiempo muerto pedido por Will Walton, quien pide concentración a su equipo y el equipo le endosa a los DN un 14-7, con cuatro triples, tres de ellos de Klay Thompson (21P 3R 7A).

Anuncios

64-58 al descanso.

A la vuelta, ocho puntos consecutivos de Curry para empezar. Y Barnes (17P 3R 4A 3Ro) y Andre Iguodala (12P 3R 4A) anotando con facilidad y aportando minutos de muchísima calidad. Por el bando local, el rookie Emmanuel Mudiay (17P 8A) destacó con nueve puntos y con una osadía impropia de su edad en algunas jugadas de mérito, con rotura a Curry incluida.

Con 91-79 en el electrónico, los GSW pusieron en pista su segunda batería de jugadores. Hoy era un día para participar todos y celebrar lo que de bien seguro será una fecha para el recuerdo. ¡Y vaya cómo respondieron! A cinco minutos del final los californianos conseguían la máxima diferencia en el marcador (108-87), pero los DN no estaban por la labor de felicitarlos aún y maquillaron el marcador hasta el 118-105 definitivo.

El próximo martes los GSW reciben a Los Ángeles Lakers en casa y toda previsión apunta que los GSW conseguirán inscribir su nombre en lo más alto de la historia de la NBA.