#Jorge Lorenzo se proclamó este domingo campeón del mundo de Moto GP al ganar en la última carrera del año en el Circuito Ricardo Tormo de Cheste, en la Comunidad Valenciana, imponiéndose así en su guerra particular ante Valentino Rossi, que aunque llegaba como líder del mundial, la sanción de la pasada carrera le impidió poder optar al título.

La carrera, considerada por muchos como la más esperada de todos los tiempos, no defraudó a nadie. Hubo emoción, remontada de Rossi y mucha tensión liberada cuando todos los pilotos cruzaron la bandera a cuadros. 

El Gran Premio venia condicionado por la sanción que Rossi, líder del mundial hasta ese momento, acarreaba desde la última carrera en Malasia tras su acción antideportiva ante el piloto español Marc Marquez.

Anuncios
Anuncios

Un toque del corredor italiano sobre la moto de Marquez hizo que este último se fuera al suelo y perdiera las opciones de puntuar. Esa acción, defendida por unos y muy criticada por otros, supuso que el italiano saliera en el último gran premio de la temporada desde la última posición de la parrilla. Aunque durante los últimos días trató de recurrir ante el TAS la sanción, al final le fue efectiva y partió desde la última posición. Más complicada se preveía la remontada sabiendo que Jorge Lorenzo, su compañero de equipo en Yamaha y el otro aspirante al título, había logrado la 'pole position' con un tiempo estratosférico, que además supuso el récord del circuito Ricardo Tormo. 

Así pues, Lorenzo trató de llevar a cabo su táctica. Y esa no es otra que la de tirar durante las primeras vueltas para irse en solitario y así poder administrar la ventaja con sus competidores vuelta tras vuelta.

Anuncios

Y el guion se cumplió a la perfección. Con una buena salida, el piloto balear conservó su ventaja por delante de las dos Honda de Marquez y Pedrosa, e impuso un ritmo alto que los otros dos pilotos españoles no pudieron seguir.

Por detrás Rossi debía realizar una remontada casi imposible si quería tener alguna oportunidad de conseguir el título, que se le resiste desde el año 2009. Y casi lo consiguió, ya que solo en la primera vuelta ganó diez posiciones, y en el segundo giro ya ocupaba la duodécima posición. Aunque fue aflojando el ritmo y cada vez le costaba sobrepasar más a los adversarios, Rossi pudo escalar hasta la cuarta plaza pasado el ecuador de la carrera, posición que conservó hasta el final y que le impidió alzarse con el que hubiese sido su octavo título entre la categoría de 500 y Moto GP.

Un tercer título que le coloca entre los mejores de la historia

Aunque pasó algunos apuros cuando Marquez y Pedrosa se le acercaron a menos de un segundo a falta de algunas vueltas, Lorenzo pudo conservar la primera posición y ganar la séptima carrera de la temporada, que además le permitió conseguir su tercer título en Moto GP, tras los conseguidos en 2010 y 2012, y sumarse a los dos conseguidos en 250 cc en los años 2006 y 2007 cuando militaba en Aprilia.

Con este tercer título de campeón mundial, Jorge Lorenzo iguala a leyendas como Roberts y Wayne Rainey, y se sitúa entre los ocho pilotos de la historia con más títulos en esta categoría, compartiendo lugar con grandes protagonistas de este deporte, como lo son Mike Doohan, Giacomo Agostini o el propio Valentino Rossi.

Anuncios

#MotoGP #Mas deportes