¿Hasta dónde pueden llegar los Golden State Warriors? Esa es la pregunta que se hacen en estos momentos gran parte de los aficionados al #Baloncesto. La victoria ante Phoenix por un contundente 116-135, supuso la 17ª victoria consecutiva de los actuales campeones en este arranque liguero. Estas 17 victorias ya han supuesto no solo el mejor arranque de un campeón, sino también el mejor inicio de toda la historia de la Liga, dejando atrás la marca de 15 triunfos de los Washington Capitals y de los Houston Rockets. Ahora, el objetivo de los Warriors es seguir aumentando esa cifra y que su leyenda siga creciendo. Para ello, deberán derrotar a los Sacramento Kings esta madrugada a partir de las 04:30 horas en España.

Anuncios
Anuncios

El partido ante los Suns estaba catalogado como un choque trampa, ya que los de Arizona se caracterizan por ser un equipo correoso y que en su pista puede sorprender a cualquiera. No obstante, estos Warriors juegan de memoria y son una apisonadora. Suelen empezar fuerte para abrir las primeras diferencias, y eso hicieron anoche (27-44 al término del primer cuarto). Después parece que bajan el pistón y que dan vida a su rival, pero es un espejismo. Cuando te descuidas encadenan otro parcial y el partido ya está sentenciado. Así construyen sus triunfos y así derrotaron al equipo del desierto. Además son capaces de dominar el juego y hacerlo deleitando al espectador, una auténtica maravilla.

Anoche ni tan siquiera hizo falta ver al mejor Stephen Curry en el último cuarto y es que con el trabajo hecho, Luke Walton (que sigue como técnico jefe en los partidos mientras se recupera Steve Kerr), se permitió el lujo de tener a su estrella sentada en el banco los últimos 12 minutos.

Anuncios

Eso sí, antes a Curry le había dado tiempo de volver a dar otra lección anotadora con 41 puntos, 9 triples incluidos, y ocho asistencias. El MVP de la temporada pasada es todavía mejor jugador y amenaza con repetir galardón. No obstante, además del genial Curry, en los Warriors siempre hay que destacar el bloque ya que siempre podemos destacar a 4/5 jugadores que hacen un buen partido. Esa es una de las claves del éxito de los Warriors, todos pueden sumar. Anoche fueron Barbosa, con 21 puntos; Klay Thompson con 15; y Draymond Green que sumó un ‘triple-doble’ (14 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias).

Pese a otra nueva exhibición, el partido contra los Suns ya es historia y ahora los Warriors tienen menos de 24 horas para pensar en los Sacramento Kings y sumar la 18ª victoria consecutiva. Por clasificación podría parecer un partido sencillo, ya que los Kings son antepenúltimos de la Conferencia Oeste con 6 triunfos y 11 derrotas. No obstante, podría ser un partido trampa ya que los Kings tienen una buena plantilla con DeMarcus Cousins, Rajon Rondo o Rudy Gay en su quinteto, y el factor relajación ante un rival inferior podría aparecer en los de la bahía.

Anuncios

Para este choque, es muy probable que los Warriors no cuenten con uno de sus titulares fijos, Harrison Barnes, que se torció el tobillo en el 3r cuarto frente a los de Phoenix, y se perderá este encuentro con casi total seguridad. Ahora queda esperar a mañana para ver si contamos un nuevo triunfo de unos Warriors que siguen empeñados en ocupar más páginas en la historia de la NBA y que seguro tienen en el horizonte el récord de 33 victorias consecutivas de Los Ángeles Lakers de la 1971-1972.

Hora de partido: 04:30 horas en España.