El mundo del rugby está de luto y es que una de sus leyendas, el mítico jugador neozelandés, Jonah Lomu, ha fallecido este miércoles a los 40 años de edad en su casa de Auckland como consecuencia de una grave enfermedad renal. La noticia ha sido confirmada por John Mayhew, portavoz de la familia, que se ha visto obligado a transmitir esta triste información a los medios de comunicación.

Los problemas renales de Lomu comenzaron en el año 2002 y ya le obligaron a retirarse de forma prematura (únicamente tenía 27 años) de la selección neozelandesa. No obstante, el problema se acentuó en el año 2004 cuando su dolencia genética, conocida como síndrome nefrótico, le obligó a someterse a un trasplante de riñón.

Anuncios
Anuncios

La operación salió bien, aunque siete años después, su cuerpo dejó de aceptar el riñón trasplantado y el ex jugador se debía de someter a diálisis tres veces por semana durante sesiones que duraban seis horas.

Vivir conectado a una máquina diálisis había sido su rutina desde que su cuerpo rechazó el riñón trasplantado. Pese a esto 4 años después de iniciar este tratamiento, el cuerpo del jugador no ha podido seguir luchando y su corazón ha dejado de latir. Ha sido una muerte inesperada y es que a pesar de estos problemas, la leyenda se había mostrado activa en los últimos tiempos y es que en el último Mundial de Rugby disputado en Inglaterra y Gales, había participado como imagen de una importante marca de cerveza. Además el pasado viernes había publicado en su cuenta de Twitter un mensaje de apoyo a las víctimas del brutal atentado del pasado viernes 13 de noviembre, y tan solo 24 horas antes de su muerte había llegado a Auckland en un vuelo procedente del Reino Unido.

Anuncios

A pesar de su enfermedad a Lomu le bastaron pocos años de carrera para convertirse en un gran icono de este deporte y en toda una institución en su país natal, Nueva Zelanda. Todos los expertos coinciden en que su gran explosión como jugador llegó en el Mundial de 1995 donde sumó un total de siete ensayos. Para enmarcar quedó su actuación en las semifinales ante Inglaterra donde llevó a su equipo a la victoria final por 45-29. No obstante, Lomu y los neozelandeses no pudieron alzarse con el triunfo ya que ese año fue el del gran éxito de Sudáfrica (la película Invictus cuenta la historia de ese Mundial). Cuatro años más tarde, también se quedó a las puertas del éxito, sin embargo en esta ocasión fue en semifinales y ante Francia, la ronda en la que cayeron los All Blacks privando así a Lomu de hacerse con un título que por trayectoria y esfuerzo merecía de una forma clara.

Pese a que no se hizo con ninguno de los mundiales, su actuación ha pasado ya a la historia y es que entre los dos torneos sumó un total de 15 ensayos.

Anuncios

Ahora únicamente cabe recordarlo y ver que el legado de este gran jugador es enorme y que a pesar de no levantar nunca la Copa, los mundiales siempre recordarán sus grandes actuaciones en 1995 y 1999. Quién sabe dónde habría llegado de no ser por esa enfermedad renal que ahora ha acabado con su vida. Se nos va uno de los más grandes en el panorama del rugby, aunque su pérdida la llora todo el mundo del deporte. Descanse en paz.

  #Deportes Barcelona #Deportes Madrid #Mas deportes