En su visita a la ciudad de Oakland, los Memphis Grizzlies (MG) tuvieron una noche aciaga (69-119). Puede suceder. A veces a un equipo puede hacérsele pequeño el aro en ataque y agrandarse el coladero de su defensa. Siempre pasa en alguna ocasión durante la temporada. Pero cuando esto sucede en casa del rey y tanto él como el resto de su séquito están en estado de gracia, solamente queda hincar la rodilla y pedir su misericordia. 

Los Golden State Warriors (GS) humillaron a los MG como pocas veces se ha visto sobre una pista de #Baloncesto. Aunque los MG aguantaron durante el primer cuarto (22-21), los GS dieron un repaso a los de Memphis y les endosaron un parcial global entre el segundo y el tercer cuarto de ¡27-72!.

Anuncios
Anuncios

En el último cuarto, con 49-93 en el marcador, ambos equipos dieron descanso a sus mejores jugadores: los californianos para evitar lesiones y los de Tennessee para salvaguardar su honor. Y es que los de Memphis llegaron a perder por 52 puntos.

Varios son los factores para explicar este parcial escandaloso de 27-72. El más destacado, de nuevo, se llama Stephen Curry (30P, 3R, 3A, 3 Ro). Volvió a hacerlo. Llegó con 9 puntos en su casillero tras el descanso y en el tercer cuarto anotó 21 puntos más y brilló por encima del resto con asistencias espectaculares y varios robos consecutivos. Esta noche volvió a demostrar en tan sólo 28 minutos la razón por la que él y solamente él es ahora mismo el mejor jugador de baloncesto sobre cualquier parquet del mundo. Además, sin contar el último cuarto jugado casi íntegramente por los reservas, los GS volvieron a estar altamente acertados en el lanzamiento, con Klay Thompson (14P, 7R, 2A, 2T) y Draymond Green (11P, 9R, 8A, 3T) ayudando a barrer a los de Memphis desde la línea de tres (10/20 hasta el tercer cuarto incluido) y con un hoy sorprendente Festus Ezeli (11P, 10R, 3T) colaborando desde la pintura.

Anuncios

También la intensidad defensiva de GS fue enorme durante todo el encuentro, tal y como demuestran las diferencias entre ambos conjuntos en lo que a rebotes (44-65) y tapones (7-13) se refiere. 

En el lado contrario, lo más destacado de los de Tennessee fue su desacierto en el tiro. 26 canastas de 96 intentos o, lo que es lo mismo, una noche de "apaga y vámonos". Con ese 27,1% en lanzamientos, por si no tenían ya bastante con Stephen Curry y su tropa, los MG se sentenciaron a sí mismos y rozaron el ridículo más bochornoso. Incluso en el último cuarto, ni los suplentes de Memphis fueron capaces de ganar a los suplentes del equipo californiano (20-26). Marc Gasol (13P, 9R, 3A), en los 25 minutos que estuvo sobre la pista, fue el mejor de los suyos y el único que mantuvo el rumbo con su periscopio desde las alturas. 

Mañana los MG podrán y deben resarcirse ante los Sacramento Kings.

Anuncios

La mejor y la más rápida cura para paliar los efectos de una derrota de esta índole. En cambio, el miércoles 4 de noviembre partidazo en el Oracle Arena: Los Ángeles Clippers Vs Golden State Warriors. Blake Griffin Vs Stephen Curry. ¿Una final NBA anticipada?