En el Camp Nou y en la final de la Champions de Berlín, la #UEFA decidió, con una actitud miope, sancionar al Barça por que la mayor parte de sus seguidores llevaban “estelades”, que abundaban más que las banderas propias del club. Aunque al protestar el Barça ante el TAS por ello, se ha decidido dejar en suspenso dichas sanciones, que se le vuelven totalmente en su contra a la propia UEFA.

Pero hoy ocurría un hecho de signo contrario: el Real Madrid, a través del Secretario de su Junta Directiva, Enrique Sánchez, ha decidido pedir perdón a la Falange Española, a raíz de la querella de dicho partido contra el club, acusándolo de “injurias y calumnias” contra ellos.

Anuncios
Anuncios

Dice que “no han intentado nunca ofender a la Falange”.

La Falange Española (para nuestros lectores jóvenes, que les sonará a algo de hace miles de años) es un partido de extrema derecha español fundado en 1933 por José Antonio Primo De Rivera, y fue el único permitido durante la larga dictadura del general Francisco Franco, desde 1939 a 1975. Al llegar la Democracia, dicho partido se convirtió en minoritario, y hoy en día, la extrema derecha española es un batiburrillo de partidos con ideología similar, pero escasísima representación política, incluso en Ayuntamientos.

La ira de la Falange contra el club madridista presidido por Florentino Pérez es que, siguiendo las advertencias de la UEFA y la FIFA, decidió prohibir dentro del Santiago Bernabéu, sobre todo en partidos europeos, “símbolos o banderas que incitaran al odio o a la violencia”. La de la Falange estaba incluida en la “lista negra”, y más cuando se vio banderas neonazis.

Anuncios

Ello ha indignado a la Falange, que se considera calumniada, por ello ha presentado la querella contra ellos, y ha visto que sólo le dejan entrar sus símbolos si son apenas un pin en la camiseta y nada más, y con la obligación de “no hacer propaganda”.

Félix Salmerón, abogado del partido en la acusación, dice que la Falange “es un partido democrático, sus símbolos son prefranquistas –fundado en 1933, seis años antes de la caída de la II República– y deberían ser permitidos en el estadio”. Enrique Sánchez ha contestado que “la Ley española prohíbe la exhibición en el campo de toda clase de símbolos políticos y religiosos, incluidos los del PP y PSOE”.

Los seguidores del Barça han alucinado con esta decisión del club madridista, cuando las “estelades” están consideradas por casi todos los barcelonistas como banderas que son todo lo contrario de las de la Falange, es decir, nada xenófobas, ni racistas. En el partido ante el Bate Borisov bielorruso, han decidido contestar a las sanciones con más “estelades” que nunca y el lema “Respecte” (respeto), ya un icono virtual del barcelonismo.

Anuncios

No obstante, recordemos que mientras que la directiva del Barça con Joan Laporta hizo frente a sus extremistas (Boixos Nois), con amenazas de ellos contra los hijos del Presidente blaugrana, en el #Real Madrid empezaron a ir más fuerte contra ellos después del “affaire” de la portería derrumbada en 1997 por los Ultrasur antes del partido contra el Bayer Leverkusen y la actitud de ellos en Alemania, en la vuelta, con banderas nazis y alusiones negando el Holocausto, prohibidos por la Ley alemana. Pese a que el Real Madrid ganó aquella Champions, se le castigó con dos partidos en campo neutral y una fuerte multa. Y los gritos racistas de los Ultrasur contra jugadores negros del club alemán años después hizo decir, sabiamente, que basta a la directiva madridista. #Política Madrid