El conjunto entrenado por Rafa Benítez selló matemáticamente esta noche su pase a los octavos (falta por ver si como líderes o como segundos) tras una victoria por la mínima ante el Paris Saint-Germain, Nacho anotó el único gol del partido.

 Los primeros 30 minutos de juego destacaron más por las interrupciones del juego que por el mismo. No habíamos llegado al cuarto de hora de partido cuando un violento choque tras un salto entre Isco y Aurier ha terminado con el malagueño sangrando aparatosamente con una herida en la cabeza. Pocos minutos después el italiano Verratti era sustituido por Adrien Rabiot por una lesión en el tobillo.

Anuncios
Anuncios

 A partir de ese momento el conjunto parisino fue bastante superior a los locales, y el sueco Ibrahimovic tuvo sus oportunidades. Pero el momento decisivo del partido llegaría sobre el minuto 30. Marcelo dejaba el campo lesionado y el canterano Nacho tomaba su lugar. Instantes después, y tras un tiro rechazado de Kroos que parecía ir a córner, el lateral derecho del Madrid tuvo fe y golpeó hacia la portería visitante sin apenas ángulo, ante la incrédula mirada del guardameta Trapp, que se había quedado a media salida en un error garrafal.

 El gol merengue envalentonó aún más a los de Blanc, que no marcaron de milagro antes del descanso (con un inexplicable 1 contra 1 fallado por Cavani incluído). Con el marcador de 1 a 0 se llegó a la media parte.

 Tras la reanudación, si bien el PSG seguía siendo bastante mejor, la sensación de peligro constante sobre la portería de Keylor disminuyó.

Anuncios

Di María hizo de las suyas durante ese periodo de tiempo.

 Sobre la hora de partido Benítez dio entrada a Lucas Vázquez y el Madrid mejoró algo, sobre todo llegando con más velocidad a la contra sobre la porteria de Trapp, que sacó sendos balones a Isco y Kroos.

 Blanc, por su parte, cambiaba a un Matuidi apagado por Lucas Moura, en una clara intención de ir a buscar el empate con el brasileño y Di María a banda cambiada y Zlatan arriba junto a Cavani.

 Los franceses no volvieron a tener oportunidades claras hasta el último tramo de partido, cuando una falta evitable de Casemiro provocó un tiro libre muy cercano al área que Di María mandó al larguero.

 Día gris para Cristiano, que no gozó de oportunidades de gol y hasta algunos aficionados le pitaron en la recta final. El Madrid ganó sin convencer, y eso al público no le gustó nada. Veremos si hay mejoras a menos de dos semanas para el Clásico #Real Madrid #Champions League #Deportes Madrid