En el mundo del #Fútbol es, realmente, gratificante ver a un pequeño levantarse hasta la cima. El aliciente de ver crecer a aquél que a base de lucha y pundonor obtiene un premio al esfuerzo, trabajo y regularidad. Tal es el caso de los ‘armeros’.

La SD Eibar es un club que a pesar de celebrar este año su 75 aniversario (1940-2015) podemos decir que es un club, prácticamente, nuevo en la élite, pues la primera vez que jugó en Primera División la temporada pasada.

Desde que la temporada 2012/2013 el técnico recientemente destituido del Real Valladolid, Gaizka Garitano, se hizo cargo del equipo y consiguió el ascenso a la división de plata tras una agónica eliminatoria frente al Alcoyano, el conjunto ‘armero’ vive un sueño.

Anuncios
Anuncios

A pesar de que la temporada siguiente el club de partía con el presupuesto más bajo de la categoría en su vuelta a la 2ª división (3,9 millones de €). Sin embargo, y contra todo pronóstico, el 7 de junio la SD Eibar se proclamó por primera vez en su historia campeón de la categoría tras la derrota del Deportivo en Montilivi ante el Girona. Con humildad y trabajo como bandera, el municipio guipuzcoano  se convirtió en la ciudad con menos habitantes (27.507) en participar en la máxima categoría del fútbol español.

Un sueño que se pudo convertir en pesadilla. El inicio de la campaña no fue fácil. El club guipuzcoano tuvo que ampliar su estadio (Ipurúa) de 6.300 localidades a 15.000, para conseguir que fuera un estadio apto en Primera División. Al mismo tiempo, tuvo que lidiar con el menor presupuesto (15,8 millones de €) de la categoría, lo que no permitió grandes fichajes y tuvo que formar su plantilla a base de jugadores libres, cesiones y la inseguridad de hacer una plantilla nueva cada temporada no ayudan a afianzar un proyecto.

Anuncios

No obstante, los ‘armeros’ pueden sentirse orgullosos de ser un club con déficit cero y sin deuda alguna, lo que le valió para salvar la categoría ocupando la plaza de un Elche que descendió administrativamente por impagos.

El equipo sigue soñando y disfrutando, como mínimo una temporada más en la máxima categoría. Una alegría que parece aumentar en lo que llevamos de campeonato liguero, pues el Eibar sigue asombrando por su rendimiento y tras la victoria frente ante Getafe 3-1 el club guipuzcoano seguirá una jornada más en puestos europeos (6ª con 19 ptos.) de una Liga totalmente impredecible. Si bien el objetivo está claro y es evitar el descenso, tiene pinta de que los aficionados este año van a sufrir menos que la campaña anterior. Esperamos que así sea.