Quien no haya visto el partido que abrió la jornada de esta tarde domingo, pensará y con razón que el Barça goleó fácil al Villarreal. Nada más lejos de la realidad, los de Luis Enrique sufrieron lo previsto ante un conjunto castellonense bien armado, que llegaba al Camp Nou en quinta posición tras un más que prometedor arranque liguero. Sin embargo la calidad individual de los catalanes, guiados de nuevo por un imperial Sergio Busquets y un magnífico Neymar, el brasileño acabó por rematar la tarde con uno de los goles de la #Liga, se impuso al trabajo del submarino amarillo que sin perder la cara al partido, fue incapaz de generar ocasiones claras de gol con las que inquietar a un osado Bravo.

Anuncios
Anuncios

El partido comenzó con el guión previsto, con un Barça que controlaba la pelota y un Villarreal que saltó al césped culé con la intención de refrendar las buenas sensaciones mostradas hasta ahora y enfrentarse de tú a tú ante el campeón europeo. Y los primeros 20 minutos fueron de control amarillo, apostó Marcelino por 5 centrocampistas que superaban constantemente al trío Busquets, Iniesta,  Sergi Roberto, dominando la medular. Sin embargo eran los locales quienes acumulaban las ocasiones de peligro y a punto estuvieron de adelantarse en el marcador, principalmente en un contraataque bien llevado por los azulgrana que terminó en un disparo a romper de Mathieu que Oriola rechazó sin demasiados problemas. No ofreció mucho más la primera parte, sino una lucha táctica que ninguno de los dos conjuntos consiguió aprovechar con goles.

Anuncios

La segunda parte comenzó como acabó el primer acto. Con un Barça al que le costó entrar en juego y un Villarreal que trataba de hacer daño a los culés con alguna contra rápida en la que Soldado pudiese sorprender. Pero fueron de "Lucho" quienes dieron primero. En un robo de balón tras presión al borde del área, que Busquets se encargó de convertir en medio gol tras un genial pase a Neymar quien definió como solo lo hacen los grandes. Momento dulce de forma del delantero blaugrana, que ha hecho olvidar momentáneamente, a todo un Leo Messi desde la lesión del astro argentino.

Con el 1-0 aparecieron los espacios, y ahí el Barça es mortal. El 2-0 llegó tras un claro penalti de Costa sobre Munir, muy participativo y acertado en la tarde de hoy, que Luis Suarez se encargó de materializar. Con el marcado en contra, Marcelino trató de arreglar la situación moviendo el banquillo, algo que esta vez fue suficientes para parar a un conjunto local que de menos a más, había conseguido llevar el choque a su terreno. La guinda de la tarde la puso Neymar. El Brasileño redondeó su participación con un golazo tras sombrero que puso de pié al Camp Nou y desató la euforia de su técnico.

Llega fino este Barça al Bernabeu a la espera de conocer si finalmente podrá contar con su estrella, Leo Messi, quien apurará hasta última hora para estar sobre el terreno de juego en un duelo que se presume, como sus predecesores, antológico.  #FC Barcelona #Fútbol