En un partido marcado desde el inicio por una formación inédita, el Barcelona de Luis Enrique recibía al BATE Borisov por la fecha 4 de la Champions League. Los goles de Neymar Jr. (x2) y Suárez le dieron tres puntos al equipo que los mantiene líderes del grupo E, con 10 puntos y clasificados virtualmente a octavos de final a falta de dos jornadas.

 El Barça sorprendió con un esquema similar a un 4-4-2, con Mascherano y Vermaelen en la zaga y Rakitic, Busquets e Iniesta en la medular con Sergi Roberto, que por momentos jugó de ‘falso extremo’ junto a Suárez y Neymar. El equipo fue superior en todo el partido y desde el inicio se mostró contundente en el ataque.

Anuncios
Anuncios

La primera ocasión clara llegaría apenas al minuto 4, con una jugada colectiva entre Iniesta, Neymar y Suárez, que remató al arco sin suerte. Al minuto 18 se presentaría la única noticia que lamentaría el Barça en la noche: una nueva lesión en la plantilla, esta vez de Rakitic, que sufrió una pequeña rotura en el sóleo de la pierna derecha. El croata fue sustituido por Munir y el equipo se reorganizó y regresó a su habitual 4-3-3.

El 1-0 llegaba al minuto 30, tras una falta sobre Munir en el área que el colegiado señaló como penal y convirtió Neymar desde los 11 pasos. Antes del descanso, el equipo tendría ocasiones para ampliar el marcador, primero con Adriano que ha finalizado un remate en el palo y después con Suárez, también sin suerte.

Al segundo tiempo no cambiaría mucho el panorama y el Barça desde el arranque generaba peligro, a los 15 minutos aparecía Neymar para asistir a Suárez que de cara al arco y ante la lenta reacción del rival, no perdonaba y sentenciaba el 2-0.

Anuncios

El partido seguía su curso y ante la comodidad que reflejaba el encuentro, Luis Enrique le dio descanso a Iniesta (titular por primera vez desde su lesión) y a Busquets, reemplazados por Bartra y Gumbau respectivamente. Mascherano terminaba el partido como el capitán azulgrana.

Al minuto 83 resultaría otra conexión Suárez-Neymar, cuando el uruguayo le devolvía la gentileza de Neymar en el segundo gol y asistía al brasileño que desde el punto penal liquidaba el encuentro con un 3-0 y doblete.

Si bien es cierto que el rival no presentó mayor dificultad, el partido deja buenas sensaciones de cara a lo que se viene. Ante la posibilidad latente de que Messi no llegue al Clásico, el técnico hoy probó con un 4-4-2 que le puede generar el máximo rendimiento y contundencia en la visita al Bernabéu el 21 de este mes.

Por ahora, el Barça piensa en el encuentro de este domingo, será la jornada 11 de la Liga, a las 16:00 hs. ante el Villarreal en el Camp Nou. #FC Barcelona #Champions League #Deportes Barcelona