El “Submarino Amarillo” se ha convertido en un modelo a imitar desde que, en verano de 1997, Fernando Roig cogiera las riendas del club como máximo accionista, y con compromiso, esfuerzo, dedicación y sentido común, convirtieran al Villarreal en un referente dentro del panorama futbolístico nacional.

Casi dos décadas después, el Villarreal es, actualmente, el líder en solitario, con 16 puntos – uno más que el Barcelona y dos más que el Real Madrid – de Primera División y lo equipará en rango a equipos como el Manchester United, el Bayern de Múnich, la Fiorentina o el PSG. Y es que el conjunto de Marcelino García Toral ha ganado cinco partidos, ha empatado uno y ha perdido otro, firmando el mejor inicio de la liga en la máxima categoría del #Fútbol español e igualando los números de la temporada 2008/2009, con el chileno Manuel Pellegrini en el banquillo y con jugadores como Marcos Senna, Santi Cazorla o Robert Pirès.

Anuncios
Anuncios

Al mismo tiempo, no podemos olvidarnos que sigue siendo extraordinario ver al equipo de un pueblo de apenas 51.000 habitantes pelear cada temporada con los mejores.  Pero es que el conjunto groguet es un ejemplo en todos los aspectos. Lo que hace el Villarreal es un trabajo ordenado, bien parcelado en todas las áreas tanto deportiva como social y que cuenta con una estructura y una base administrativa y futbolística sólida que cuida y tiene en cuenta a su cantera y que posee unos conocimientos futbolísticos de primer nivel. De hecho, en estos momentos, tanto el primer equipo como el filial se encuentran líderes de sus competiciones. Ello afianza el trabajo y las decisiones que toman. Además, de apostar por jóvenes con futuro que son desconocidos para la mayoría – como los últimos, Gabriel (Arsenal) o Vietto (Atlético de Madrid)- y los traspasan con fichajes multimillonarios, sustituyéndolos por otros futbolistas de poco coste.

Anuncios

El éxito es efímero y, probablemente, el equipo castellonense acabe cediendo el primer puesto de la clasificación a clubes que triplican su presupuesto como el Madrid, el Barça o el Atlético, pero es importante que el “submarino amarillo” disfrute de este momento,  porque aunque el éxito es efímero, el talento es demostrable y, sobradamente, demostrado que este equipo deslumbra talento y calidad por todos costados (jugadores, cuerpo técnico, cantera, dirección deportiva, afición…).