Está claro que el inicio liguero del conjunto merengue está siendo algo más convulso de lo que se esperaba. En estos momentos, son varios los frentes que hay abiertos en las inmediaciones de Chamartín (juego poco vistoso, resultados irregulares, sequía goleadora de Cristiano Ronaldo...), pero por si fuera poco, dos de las voces más autorizadas en el madridismo se han alzado para añadir más leña al fuego o, mejor dicho, para tirarse la leña a la cabeza el uno al otro.

Rafa Benítez, entrenador del #Real Madrid, no salió bien parado del partido ante el Atlético. Antes de visitar a los colchoneros, ya había un murmullo entre la afición merengue, un murmullo que cuestionaba el juego del equipo y, por ende, las dotes del señor Benítez.

Anuncios
Anuncios

Este murmullo se tornó en grito tras el partido del Vicente Calderón. 

El Atlético consiguió empatar el encuentro en el tramo final e, incluso, dispuso de alguna ocasión más para llevarse los 3 puntos pero se topó con un inspirado Keylor Navas. El que estuvo con un pie y medio fuera del Bernabéu el pasado 31 de agosto, se vistió de héroe para rescatar un punto en el feudo rojiblanco, pese a que los de Simeone dispusieron de bastantes más ocasiones de gol ante un Madrid plano, que fue de más a menos, que dio por bueno el 0-1, se tuvo que conformar con el 1-1 y dio gracias por no recibir el 2-1.

Uno de los señalados de la afición, la prensa y ahora, los propios jugadores, ha sido Rafa Benítez, que ha sido acusado de "amarrategui" y de hacer jugar al Real Madrid como un equipo modesto. Pese que él insiste que promueve el juego ofensivo y que nunca dirá a sus hombres que defiendan un resultado tan corto, no son esas las sensaciones que trasmite.

Anuncios

El entrenador merengue, blanco de las críticas, ha querido desviar la atención de su persona y, como si del mismísimo José Mourinho se tratara, ha buscado un chivo expiatorio dentro del vestuario. Mourinho optó por tomarla contra el capitán, Íker Casillas. Rafa Benítez, que no quiere ser menos, también ha puesto sus ojos sobre el actual capitán del equipo, el defensa #Sergio Ramos.

Ramos provocó un penalty claro (que le costó la amarilla pero bien pudo haber visto tarjeta roja) en una acción en la que encadenó varios errores de bulto casi consecutivos que podían haberle salido muy caros al Real Madrid. Benítez sacó a relucir estos errores y el penalty en varias entrevistas que ha concedido después del encuentro, y eso que el penalty no acabó en gol...

Al de Camas no le han sentado nada bien estas declaraciones e, impulsivo como es y poco amigo de morderse la lengua, ha respondido a Benítez: "Igual que se habla de mi error, se hablará de los cambios del entrenador (...). Lo que me tenga que decir supongo que me lo dirá cuando me vea (...). Ni me preocupa ni me molesto.

Anuncios

Todos cometemos errores y nadie lo hace queriendo, evidentemente. Después, Keylor hizo una gran intervención. El error no tuvo nada que ver en el resultado. Todos aprendemos de los errores, los jugadores y los entrenadores (...). Los fallos a lo largo de mi carrera me han hecho aprender y no es lo mismo que fallen Cristiano y Sergio Ramos. Tenemos más repercusión. Fue un fallo infantil, pero no hay que darle más vueltas. Acabó parando Keylor Navas y no me quita el sueño el fallo. Lo que me quitó el sueño fue no sumar los tres puntos que nos habrían puesto líderes (...). Para lo bueno y para lo malo, hay que estar preparado. Y quien no lo esté, que cambie de equipo o que cambie de profesión."

Ahí queda eso... #Liga